Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

Archive for the ‘Vidas y pasiones’ Category

La Escuela Gladio –Inscripciones abiertas.

leave a comment »


Los nuevos aspirantes

El periodo admisión de la célebre Escuela Gladio, cuna de las figuras más aclamadas del circuito de Gladiadores de toda la cuenca Mediterránea, se ha abierto para el próximo año escolar.

La fila para la presentación de recaudos da la vuelta al Coliseo, plaza favorita para los aspirantes de la gloria en esta actividad tan exigente. Los representantes, con sus representados, se movían nerviosos bajo la mirada severa de los centuriones. Desde el interior la plaza, el olor de circo llenaba el ambiente de verano en esta Roma eterna.

Iuno está concentrado en la pelea de sombra, con su gladio de madera empuñado firmemente. Sus movimientos son prometedores, las armas imaginarias que porta en su mente, las maneja con gran efectividad  y – a la luz de sus arengas- parece que va ganando el encuentro.

-Iuno, te va a dar una insolación, ven a la sombra – le dijo su madre, con el atado de recaudos bajo su brazo, mientras cruza una mirada solidaria con la ciudadana que le sigue en esta procesión detenida, tornando los ojos con resignación.

-Ya espantó al perro de la familia, el otro día que lo atrapó con la malla de metal, no le dejaba vida al pobre – comentó la madre del aspirante – Y el suyo viene por el cupo de gladiador o de las cuadrigas? – preguntó de lo más natural.

-Galeno – respondió mirando a su hijo, con una toga muy blanca con cintas púrpura, y un decálogo en sus manos – a él le encanta la medicina, ya se ha leído todos los tratados – orgullosa aseguró.

Mientras Iuno seguía su combate imaginario, ahora contra unos mellizos venidos de Siam.

—-Continuará

Gustavo Pisani

Richmond, Julio 3, 2020

La maleta sentimental

leave a comment »


Me encuentro en una fila avanzando muy lentamente, mientras se respira un aire de paz entre los presentes, atentos al extremo desde donde se siente la creciente excitación. En un cruce de esta larga lombriz llena de sonrisas, logro atisbar a la artista quien pacientemente se dedica en una esquina a estrechar manos, asentir con gestos, escuchar atentamente y especialmente dar abrazos de esos que no se olvidan porque nos recuerdan algo muy grande.

La galería se hace pequeña para tantos visitantes, quienes buscan un punto común de encuentro con algo que el tiempo no ha podido – ni podrá – secar en nuestra memoria, colores y gestos, una alegría especial y una determinación de piedra. Estamos determinados a mantener nuestra esperanza pese a todo.

Observo los encuentros llenos de emoción, ojos brillantes, dientes pelados y pecho esponjado – foto mediante – para perpetuar esta oportunidad que expone lo grande que es nuestro país, donde quiera nos encontremos. 

Es Rayma con sus genialidades que sólo entendemos quienes somos capaces de dar esos abrazos incansables, que hablan de la  Venezuela que llevamos orondos por todo el mundo. Recordamos con ella momentos de esa historia que todos compartimos, cuando jugábamos mientras nuestras respectivas madres hablaban de sus sueños que hoy tienen todo el valor que nos inculcaron.

https://www.raymasuprani.com

Yo inmigrante,

Bag on Gallery, 6300 N Main St. Houston.

Gustavo Enrique Pisani, Richmond, Marzo 17, 2019

Cuentos de cada semana – CCS Semana 3 – Una trattoria utópica

leave a comment »


Dos instituciones instauradas en el corazón de Caracas dejaron su marca para siempre desde esos años efervescentes que transcurrieron a los pies del Ávila, durante las décadas del 60 a la del 80.

Por un lado la única trattoria fuera de Chacao, el estamento italiano por excelencia, conocida como El Sorrento, y apenas separadas por algunas cuadras, la nación independiente de mayor trascendencia cultural que jamás se haya conformado en este planeta – la República del Este.

Sin necesidad de revolver la historia, cada una de estas referencias se encuentran marcadas a fuego en esa memoria colectiva tan fugaz que nos caracteriza.

Los sabores de la trattoria se convirtieron en una referencia única en nuestro acervo gastronómico, abierto al mundo tal como lo hicieron nuestros puertos desde tiempos de la Capitanía General.
Por su parte las sesiones tumultuarias del poder constituido por los representantes de la casta intelectual del momento, son a la fecha un reflejo de nuestra dinámica que esta República desnudó en su momento. La fragilidad de sus instituciones, los cambios de rumbo y la auto proclamación continuada como difuntos de taberna, eran la constante que desde el Capitán Emparan han caracterizado nuestro quehacer social.

Ciertas características no cambian, pero la carta infinita del Restaurante recordaba una de las entradas al cielo de Dante, de manera similar que las discusiones y encuentros de los intelectuales de la República era el summum de la política, que jamás fue tomada en cuenta por el establecimiento a cargo del gobierno nacional.

Medio siglo más tarde persiste el sabor de boca de una pasta épica y el de un modelo social utópico que no acabamos de alcanzar por esfuerzo propio.

Me resisto a perderlos.

Gustavo Pisani

Richmond, Enero 20, 2019

Do Bianchi

Negotiating the Epistemologic Implications of Oenophilia

Elloboestaaqui

Disentería literaria

Sigo aqui

Mi rincon del cuadrilatero

Dibujando con palabras

Escritura, relatos y analisis sobre la creatividad e inspiración

Relato Corto

Biblioteca Virtual

La bloguera viajera

Blog de viajes por libre

A %d blogueros les gusta esto: