Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

Archive for the ‘pecaviajera’ Category

Viaje al centro de la Empanada. Primer bocado

with 2 comments


Si miras al interior de una empanada cuando la muerdes, encontrarás un mundo que espera por tí, pero si observas con mayor atención verás memorias perdidas y pedazos de experiencias aderezadas con amor. La vida es una empanada y hay que comérsela.

El primer bocado nos transporta a un mundo humeante, donde la historia surge atropellada sobre interminables capas de aventuras y esfuerzos, partiendo de un pilón en el patio con su canto de dolor y ritmo de color. Manos redondas amasaron sin descanso la masa que envuelve los sabores del mundo, en un hogar lleno de cuartos y pasillos de todos colores. 

Desde el fondo del guiso, el patinado de la paila refleja las generaciones a su alrededor con eventos, aderezo de lagrimas, cánticos y gritos de celebración cuyo eco retumba hasta nuestro presente sin atenuarse. Lo más importante es la familia y su recuerdo se encuentra en los sabores que llevamos con nosotros siempre.

En cada mordisco, recorremos cada una de las interminables curvas de San Luis, donde las muñecas nos saludan desde la carretera del Estado Sucre en vía al Peñón. El aroma sea de Cazón o Pepitonas, nos habla de viajeros en ruta a Margarita, con toda la emoción frente a la aventura y el viento marino que salpica de mar nuestra cara asombrada por tantas emociones que caben en un lugar tan pequeño.

Mientras doblamos por la curva de la viuda, nos adentramos Gran Sabana adentro en la búsqueda del Domplin, el Calalú y los trabajos de las Madamas, luego de quedar prendados gracias a la Sapoara y su cabeza hechizada. El pastel de chucho, el cuajo y las cachapas se muestran con firmeza en el sabor profundo de esta muestra universal de la cocina criolla.

Por la mitad del recorrido los sabores han retomado posiciones de la memoria que se creían rendidas al olvido, celebrando ruidosamente en papilas antes dormidas. Ya no hay retorno en este viaje de un sólo sentido – el gusto. Somos lo que comemos y reflejamos esa cultura capaz de enriquecerse frente a cada aventura gastronómica.

Las últimas porciones delatan aventuras exóticas, de lugares recónditos de las Vueltas con sabor a Goulash Andino, y  a trucha, o a orillas de un Lago cuya gastronomía vive en cada Iguana y Bocachico. Sesiones de pastelitos sin fin, tequeños de corazón palpitante y mares de queso donde uno desea naufragar para siempre. El paisaje de sabores es tan extenso como nuestra capacidad de aventura para probarlos.

Pero como todo concluye, el pedazo final de este regalo lleno de sorpresas, cierra un capítulo completo donde las papilas dibujan el paisaje de sabores, que nos acompañan sin imaginarlo.

Las papilas te harán libres.

Gustavo Pisani

Richmond, 7 Agosto, 2018

Anuncios

Written by gpisanic

07/08/2018 at 6:38 PM

Etno gastrónomo por vacación – Palestina

with one comment


Palestina

Las papilas gustativas te harán libre, al igual que la verdad, porque es posible viajar con ellas a lugares a los cuales quizás nunca llegues a visitar en tu vida, y la mejor manera de hacerlo es gracias a festivales culturales de países lejanos que suceden en tu ciudad.

Houston disfruta de una gran diversidad étnica la cual permite navegar a lo largo y ancho de sus sabores durante casi cualquier temporada del año. Apenas la primavera se llena de flores, cada fin de semana ofrece una serie de eventos que permiten visitar el mundo sin salir del país.

Palestina ofreció su 8vo. Festival Cultural celebrado en Houston durante el fin de semana del 24 al 25 de Marzo del 2018.

Loly y yo nos encontrábamos esperando nuestro Kebab entre el humo de los carbones, como si se tratara de una tormenta de arena, cuando detrás de una ráfaga de viento apareció un afanoso dependiente que venía de los postres, extendiendo hacia nosotros un dulce de apariencia espectacular en un acto de cortesía dispuesto a ofrecer un presente a estos visitantes del trópico. No era el primer obsequio ni la primera sonrisa que habíamos recibido para ese momento, en el mar exultante en el cual nos sumergimos durante la visita a una cultura que siempre ha estado allí.

Probar el Knaffe y entender la magnitud de las bondades que el paraíso nos ofrece ocurrieron de manera simultánea, como si toda mi vida hubiese esperado sorpresas de esta magnitud. Una bandeja que se mantiene atemperada, combina una base de queso cuyas hilachas se extienden al infinito cada vez que se cortan las porciones, adornado con hebras de masa de hojaldre similares a cabellos de angel, tocado con pistacho y bañado con sirope de flores de la naranja. Mas que por su textura combinada de una masa fundida sometida a las ardientes arenas del desierto, acompañado del crujir de la pasta tostada al sol y aromatizado con el nectar exquisito que exuda encanto cítrico desde el oasis, este plato es un tributo a la cultura nómada y su permanente necesidad de cambiar de paisaje. Esta ofrenda que se presenta luego de haber compartido el sagrado acto de alimentarse, debe consumirse antes de levanter la tienda en su itinerario sin fin. El nomadismo se encuentra en vías de extinción pero la marca que van dejando en los caminos persiste, como el Halloumi antes de fundirse en un abrazo.

Dejado el Vaclava en el merecido lugar que le corresponde en la historia del sabor, este apasionante mundo de texturas y emociones del medio oriente se abre sonrisa mediante a los exploradores que se atreven a levantar el velo de su historia entre el temor y la curiosidad. Caminando entre canciones, bailes y hijabs, nos sentimos en cualquier época de Damasco – celulares aparte – donde la gente se desliza como la arena entre dunas con una energía electrizante en una trashumancia sin fin. Limonada de menta tan verde como esmeraldas que resplandecían desde lejos, pitas, kebabs y demás se abrían paso entre una multitude orgullosa de su origen, con rasgos de emires y princesas de cualquiera de las mil y una noches.

La Epifanía del momento se completaba con la reverberante cacofonía de Zaghareets que en un eco histórico resonaban por encima de los rascacielos de la Calle Lousiana  alrededor de esta tribu del desierto que lucha por sus derechos. El contraste entre las torres de vidrio y la fuerza primal de sus gritos de felicidad refrendaba esa cultura que nos hace humanos.

Se puede conocer el mundo con sólo abrir la boca y atreverse a probar nuevos sabores.

Gustavo Pisani, Marzo 26, 2018

8vo. Festival Palestina,

24 y 25 de Marzo, 2018.

600 Lousiana St., Houston, Texas

La maleta inútil – Isla flotante

with one comment


Atardecer de Peki

The traveling freckle

El atardecer llegaba como de costumbre en esta nación donde se vivía trashumando sin parar, navegando por derrota a barlovento, con los últimos rayos rasgando el cielo mientras la brisa refresca la playa con aromas naturales sujetos a la temporada. Cada puesta de sol era única y a manera de rito, reunidos hacia el poniente, apreciaban inmersos en un respeto sobrecogedor, cómo los matices se multiplicaban en colores desconocidos para estos espectadores privilegiados. Sostenían el aliento sin advertirlo, mientras el espectáculo seguía tanto como la naturaleza lo permitía en medio de una emoción indescriptible. Era como rodar la silla para seguir disfrutando del horizonte en un planeta pequeño, prolongando el éxtasis hasta el cansancio.

Era cuando los viejos lloraban diariamente de emoción y las lágrimas explotaban los rayos de luz en sus ojos que creían haber visto lo suficiente. Estrellas brillantes terminaban rodando por esas arrugas acostumbradas a ver pasar lo que la vida les había ofrecido, mientras los jóvenes terminaban abrumados de tanta belleza sin palabras capaces de describir el espectáculo. Si el mundo se acabara cada día al poniente, ésta era la mejor manera de honrar la oportunidad de haber vivido, como si se tratara del último ocaso desde el fin de la tierra.

Llegada la hora de dormir, la isla se sumía en un estado de suspensión arrullado por los cantos de ballenas, en cuya compañía recorrían la corriente del golfo sin esfuerzo. Las tonadas les resultaban conocidas, provenientes de viejas compañeras, en esta aventura que recién se iniciaba por el resto de sus vidas. Es que la política original de la isla, cuando se encontraba fija en su lugar en la tierra era respetar el ambiente por sobre todas las cosas materiales. En sus playas anidaban las tortugas más grandes, las cuales no olvidaban el buen trato y el cuidado de sus crías, mientras las costas bullían de las danzas de apareamiento de los cetáceos más grandes del planeta. El santuario en el cual convirtieron su isla había soltado sus amarras para convertirse en otra criatura en busca de su rumbo en este mundo, y en esa aventura sus antiguos visitantes se habían convertido ahora en compañeros de viaje, durante la interminable migración anual tras alimentos, para perpetuarse como especie y de paso, adornar el paisaje sin proponérselo.

A esa altura, los isleños con esa sabiduría que les caracteriza habían desechado sus maletas, porque habían aprendido de sus vecinos de aventura que era posible viajar con la casa a cuestas, cantando para animarse en el camino. La vida en la isla era una vacación permanente.

Gustavum Henricum

Richmond, 20 Septiembre, 2017

Cuadrúpedo solar

with one comment


Con mi burrito solar....

Con mi cuadrúpedo solar….

Celdas solares en sus orejas, para escucharte mejor.

Sólo en Ingapirca.

A Cuenca gotas las aventuras de la Peca Viajera

No te las pierdas

Written by gpisanic

20/08/2015 at 5:21 PM

Elloboestaaqui

Disentería literaria

Sigo aqui

Mi rincon del cuadrilatero

Dibujando con palabras

Escritura, relatos y analisis sobre la creatividad e inspiración

Relato Corto

Biblioteca virtual de relatos cortos

Daniel M. Givaudan

Aquí escribo sobre los nortes perdidos y los sueños que nunca serán. Sobre lo que ya no somos. En algún lugar había que hablar sobre ello.

MJB Literaria

Literatura y Fotografía

La bloguera viajera

Blog de viajes por libre

Miss Gastroideas

Recomendaciones de Restaurantes en Madrid y dónde el viento de levante me lleve. Planes relacionados con la gastronomía para disfrutar en buena compañía

A %d blogueros les gusta esto: