Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

Archive for the ‘#futurismomágico’ Category

Nerviograma Óptico

leave a comment »


Llegué a la consulta con la ansiedad que acompaña la incertidumbre, mientras enjuagaba las manos resbaladizas sin saber dónde guardarlas. Me anuncié sin convicción, quizás con la vana esperanza de la desaparición misteriosa del doctor o la suspensión de su práctica debido a quejas ocultas bajo el cajón de la recepcionista, descubiertas por la señora que limpia.

-Buenos días, por favor tome asiento

Las horas desaparecían tras el reloj de la pared, y mi conexión con el universo menguaba tras cada nivel perdido de carga de mi teléfono celular, atornillado a esa silla indiferente. Finalmente se abrió la puerta y pesadamente me dirigí al segundo salón a la derecha, según las indicaciones de la enfermera.

-El Doctor llegará en unos minutos.

Innecesario describir el consultorio donde se ausculta, valora y diagnostica cada paciente. Pero de inmediato quedé prendido de un artilugio, colocado de manera preferente en ese limitado espacio y sin antecedente conocido. No se parecía a nada conocido.

El oftalmólogo entró con su asistente apenas anunciándose, tras la sorpresa inicial y luego de un intercambio no mayor de tres preguntas, me invitó a sentarme en el sillón de reconocimiento. Una vez atado, para asegurar mi integridad, dilatadas las pupilas y colocando mi barbilla en la barra correspondiente, procedió sin parsimonia a presentar el aparato muy cerca de mi ojo derecho.

Al apagar la luz, seguí las instrucciones de la asistente, relájese, mire hacia el frente y otras cosas que dejé de escuchar muy pronto, apenas se proyectó en la pared opuesta una serie de imágenes tan vívidas como familiares.

Eran mis recuerdos visuales acumulados en los pliegues del nervio óptico, de donde eran reflejados por este ingenio capaz de restablecer dichas escenas hasta entonces escondidas entre la mielina y el axión. Ante mí apareció el obstetra y las lágrimas de recién nacido, la primera clase en la escuela, los juegos durante el recreo, la lonchera y sus delicias, la disección de una rana y la cara del primer amor. Siguieron experiencias más elaboradas, violencia en la secundaria, libros, muchos libros en la universidad y luego la familia – lo más grande y nítido de mis recuerdos que avanzaban como un documental en ese cuarto donde no cabía mi emoción y capaz de anegarse por las lágrimas.

Personajes difusos en mi memoria se acercaban a estrechar mi mano, visitaba lugares perdidos en los recuerdos, vivía de nuevo por primera vez la experiencia de descubrir mundos nuevos y viejos, repletos o vacíos, y la naturaleza que desbordaba la pared con todo su esplendor.

-Luce bien, vamos a examinar el otro ojo – dijo la asistente mientras me recuperaba de esta sorpresa.

-Y qué recuerdos se guardan de ese lado? La asistente elevó la vista hacia el doctor, quien en el tono más impersonal posible respondió – Los malos.

Gustavo Pisani, Richmond, 25 octubre #futurismomágico #terror

Callejón Termidor

leave a comment »


Los habitantes del Saladillo se enorgullecen del empeño en mantener su calle impecable, tan pulcra que se podían freír huevos en la calzada, a los 40 grados centígrados imposibles de soportar sino fuera por el humor característico de este barrio de la Ciudad de Maracaibo. Algunos de sus vecinos exageran a veces.

Había miles de historias en cada ventana, quizás debido al origen perdido en la historia, cuando alemanes y corsarios se sucedían entre lapsos controlados por la corona española para explotar las riquezas de esa colonia. Desde sal hasta mene, pasando por la actividad comercial que se servía de la ubicación privilegiada, con acceso al puerto más importante de la región.

El Callejón Termidor representaba lo más rancio de dicho gentilicio, donde  habitaba una variada mezcla de vecinos, venidos de todas partes, practicando muchas creencias y hablando todos a la vez. En ese caos aparente, el orden era admirable especialmente cuando se refería al equipo de béisbol local y a la patrona del pueblo. Sin embargo nadie lograba ponerse de acuerdo en la paternidad del nombre de la céntrica calle, lugar preferido de estudiantes y profesionales jóvenes, quienes celebraban sin excusa las noches animadas por la brisa proveniente del Lago.

Se dice que un recién llegado de la Capital, alquiló una pieza con baño y cocina que ocupaba a ratos, debido a sus obligaciones que le alejaban por días enteros. La historia la comparten especialmente en las noches de gaitas, cuando conocidos, turistas y asomados, acuden a las celebraciones en honor a La Chinita durante la bajada de la Virgen de su altar en la Basílica. La vehemencia en la narración, las caras de los infantes asombrados ante el drama del momento, y la emoción de los asistentes colman la calle. 

Al ocupante se le vio llegar cargado de bolsas y una caja, una tarde a mediados de la semana. Apenas algunos minutos más tarde, salió con más prisa de lo usual, despidiéndose de sus vecinos quienes jugaban dominó como todas las tardes. Se le escuchó decir que tardaría unos días, mientras se arreglaba el talego en bandolera.

Regresó el Sábado bajo la reverberación del sol a esa hora de la tarde, cruzándose con los vecinos quienes se reincorporaban de la siesta, cuando entrar y salir de su habitación resultó la misma cosa. El muchacho corría perseguido por una langosta que le alcanzaba en estatura, y nadie lograba entender los gritos, entre el castañeo de las pinzas y el alboroto de la vecindad. Las patas marchadoras el artrópodo lucían una barra de mantequilla en cada una, espetada durante su crecimiento en la nevera por los días de ausencia, durante los cuales se alimentó de camarones en la bolsa colocada a su alcance. Resbaló al fundirse la manteca y un solo machetazo esgrimido por el pescador de la esquina la abrió en canal hasta la cola.

Apenas superada la conmoción, la caja de cerveza, la mesa y los vecinos ya estaban esperando la cocción rápida en esa calzada pulcra, mientras el muchacho apenas lograba reponerse. Aturdido e incapaz de entender al pescador quien le reclamaba a gritos – Te dije que la cocinaras de una vez!. 

Esa fecha 20 de Julio quedó para siempre en la memoria de los alegres vecinos, recordando entonces que marcaba el inicio del Termidor. Nadie lograba ponerse de acuerdo respecto a la manera como prepararon la inmensa langosta al final del día.

Gustavo Pisani, Richmond, 11 octubre #futurismomágico #humor

Written by gpisanic

11/10/2020 at 3:01 AM

Corazón helado

leave a comment »


“Qué te puedo decir que no sepas,

capaz de hacerte temblar de nuevo”

Gracias Louise Glück por recordarnos que cada día gente muere y eso sólo es el comienzo.

Tus versos explotan en la cara, y no era necesario un Nobel para reafirmarlo, pero mi corazón helado palpita de nuevo.

Gustavo Pisani, Richmond, 7 octubre #futurismomágico 

Written by gpisanic

10/10/2020 at 12:00 PM

Verses Inked©

We set the ink down, on the streets of the town. where Eternity Stand Confound.

words and music and stories

Let's recollect our emotions in tranquillity

Sobre Monstruos Reales y Humanos Invisibles

El rincón con mis relatos de ficción, terror y fantasía por Fer Alvarado

EfectiVida - Efectividad, organización, productividad y desarrollo personal

En EfectiVida hablamos de eficacia, eficiencia y efectividad. También de gestión del tiempo, productividad, organización y desarrollo personal. Pero todo, sin olvidar las cosas IMPORTANTES. Porque… ¿para qué serviría la efectividad si no nos ayuda a disfrutar de la vida?

Le journal des Jum's

Nous avons créé ce journal pour mettre en avant les marques, le tourisme, la gastronomie, le lifestyle,.. pour créer un lien de proximité avec notre communauté et comme nous sommes deux, échanger sur nos avis respectifs. Si vous souhaitez avoir une trace sur notre journal, c'est le moment :-) , utiliser la rubrique contact :-) A tout de suite !

Sergio Reyes Puerta ahora está en sergioreyespuerta.com

ENTRA EN SERGIOREYESPUERTA.COM para acceder a todo el contenido de mi web.

psychologistmimi

Food, Road Trips & Notes from the Non-Profit Underground

A %d blogueros les gusta esto: