Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

Archive for the ‘Epistolar’ Category

Cuentos de Cada Semana – CCS – Semana 1

leave a comment »


Lucubraciones

Elucubrábamos como de costumbre, mientras recorríamos el infinito universo que partía del Gran Café sin final conocido hasta ahora, en aquel año de 1974 en la gran Capital, cuando era fácil entender la aguda profundidad de los argumentos interminables en el que nos engarzábamos durante días, hasta que el siguiente examen feral nos hiciera reconsiderar nuestras prioridades seriamente. 

Estos domadores de Integrales con vocación suicida – de cuyas heridas aún adolecemos sin poder quejarnos en público – magos incipientes de la Geometría Descriptiva en espera de una epifanía espacial y estudiantes del Ciclo Básico de Ingeniería, se encontraban en la etapa de la vida cuando se define la capacidad de enfrentar los 30 0 40 molinos de viento como los del Campo de Montiel, pero sin escudero para advertir la profunda insania.

Con la esquina de la puñalada a nuestra espalda, vimos una minúscula sala de exposición, ubicada en la esquina opuesta al famoso edificio de la Savoy, donde Julio Pacheco Rivas exponía su mítica serie de Lucubraciones. Sin un fin preciso nos adentramos a ese mundo perdido tan similar a nuestra experiencia universitaria, y entre composiciones abstractas similares a hojas de papel sin līmite (otra referencia gratuita al Cálculo) el artista se presentó sin mucha esperanza de colocar su obra de reciente creación entre estos pobres estudiantes. Lo de pobre por el sufrimiento auto infringido para el momento, así como por lo que nos esperaba durante el resto de los estudios. La química orgánica de algunos semestres más adelante, falló en su determinado intento de castración pero dejo secuelas en los aromáticos.

Con un entusiasmo sorprendente este pintor joven nos describió su mundo, la capacidad de representación de su obra y especialmente, para estos futuros ingenieros, la transfiguración de ésta en pura energía. Nos quedamos unos minutos digiriendo la explicación y luego de confirmar los conceptos artísticos, nos despedimos estrechando  manos y salimos convencidos que estudiar mata.

La noche nos consiguió divagando acerca de la intersección de disciplinas dispares y sus inesperados resultados.

El silogismo resultante es que no todos los ingenieros son artistas, pero algunos artistas son ingenieros.

Gustavo Pisani

Richmond, Enero 6, 2019

Anuncios

III Carta de Lope de Aguirre al Rey de España

with one comment


La hora de los marañones

La hora de los marañones

Rey Felipe, natural español, hijo de Carlos, invencible;

Mira, mira Rey, bien creo que os manteneis bajo engaño de vuestros ministros y oidores quienes se hacen los sordos ante nuestros justos reclamos desta tierra. Este humilde vasallo natural vascongado ,cristiano viejo y malferido, no ha recibido respuesta a las dos cartas anteriores dirigidas a vuesa excelencia, razón por la cual se ha impacientado conforme al sentido del honor y del muy merecido trato que me corresponde como veterano colonizador según consta en folio correspondiente en la Casa de Capitulación cuando me alisté en Sevilla. Y me encuentro al día con el Sindicato de la Conquista.

Bajo juramento de nuestra fe como cristiano junto a mis arcabuceros Marañones y fieles a la Santa Madre Iglesia de Roma hemos prestado servicio devoto por lo cual os ruego que vuesa merced cancele a su expedita conveniencia y la del tesorero, la paga de mis estipendios y otros haberes causados por la corona, en obediencia a cada uno de sus representantes a quienes he despachado con mi espada por atreverse a burlarse de mi apariencia.

En albarán anexo a esta misiva incluyo como es justicia los diversos hechos y tareas cumplidas en su nombre, a saber, sobretiempo incurrido en las largas jornadas por leguas sin límite, prima de viaje a regiones inexploradas, portadores infieles de nuestro parque, gastos consulares ante las diversas autoridades tribales, tramitación de cedulas ante los respectivos virreyes, pagos por agilización de trámites públicos y aduanales (aquí también que los hay), publicación de declaraciones de guerra, pago de emisarios, poblar pueblos, desfacer entuertos, botines de guerra, pendones, voceros, músicos, tratamientos médicos, pomadas, menjurjes o pócimas contra males naturales de las Indias Occidentales, gastos de representación, dotación de aperos, armamento y municiones (que no se cansan, su excelencia), hospedaje, brebaje y yantar, prima de seguro contra empalado, garrote vil, caminar por la borda, desmembramientos u otras causas afines a la colonización y evangelización, impulsada por expediciones a lugares ignotos de mundos nuevos y otras actividades propias del oficio de descubridor desta tierra bendita que tanto sufre a vuestro nombre y por las impiedades de los encomenderos.

Avisote, Rey Español que debo elevaros otra queja sobre el vasallo Juan Gerónimo de Espíndola, genovés, capitán de infantería bajo mi mando, quien luce distraído como si tuviere visiones de otro tiempo. Convencido me hallo vuesa excelencia que es hora de invocar al inquisidor de la tonsera cuyo nombre no recuerdo en esta hora aciaga, por las sospecha fundada que tengo del genovés de fementir nuestra religión y servir a otras creencias a las que parece rezarles en su retablo iluminado del cual no se aparta ni a la hora nona. Le he visto mientras guardo el sueño de mi dulce Elvira. Tenga el Señor piedad de su alma y le sirva el garrote vil por justo escarmiento, como el que he administrado en su real nombre a tanto infiel que se ha cruzado en mi camino.

Este vasallo postrado y deforme por feridas de guerra pide a Dios la gracia de alcanzar con las armas a vuestro servicio el valor de la deuda, negada en lo que de derecho nos corresponde.

Repito mi despedida de la carta anterior : Hijo de fieles vasallos en tierra vascongada, y rebelde hasta la muerte por tu ingratitud

En Nueva Segovia que es tierra de chivos, en este año del señor

Lope de Aguirre, El peregrino de la Ira de Dios y azote de la Asunción, La Margarita, Maese de Campo en nombre de los Marañones.

Gustavo Pisani, Richmond, 22 de Marzo, 2015

Written by gpisanic

22/03/2015 at 7:44 PM

Cracia mía – Carta en dos ventrículos con final de infarto

with 6 comments


El reflejo de lo abstracto

El reflejo de lo abstracto

Me pregunto atormentado si no cumplí con mi parte, o abandoné mi devoción en el peor momento, o tomé la alternativa fácil hundido en la comodidad. O acaso la suma de todo lo anterior me impidió ver la enfermedad que vaciaba tus entrañas.

Reconozco la insistencia de los pretendientes que ofrecían el cielo y la tierra, como si no disfrutara de ambos contigo a mi lado. Llegaron en papel de víctimas, mientras actuaban criminalmente contra todo lo que habíamos construido empeñados en la felicidad de todos.

Ahora que el engaño está consumado, he visto la miseria humana y el abuso sin límites contra los principios consagrados que nos unieron todo este tiempo. Pensé que el mal tenía límite, en mi creencia adornada de valores con los que me formaron.

Cuán equivocado puede uno estar, mientras la farsa y la burla se nutren de los peores sentimientos.

Sin embargo, como los grandes amores, apelo al valor universal de la verdad para rescatar la armonía que respiraba a tu lado.

Lucharé hasta el final para mantener viva esa llama pura que siempre iluminó los momentos más duros, y guardaré como el tesoro más preciado el significado de la palabra que nadie puede mencionar sin la magia que tu boca le otorga – Libertad.

A todos los caídos en tu nombre, dedicaré esta carta en el día del amor y la amistad.

No dejaré que te olviden jamás.

A mi Cracia

De tu Demo

Gustavo Pisani – Cultor de la libertad, el amor y la amistad – porque vienen siempre unidos.

Richmond, Febrero 14, 2015

Written by gpisanic

14/02/2015 at 12:01 AM

Publicado en Epistolar

Tagged with , , ,

Cracia mía – Carta en dos ventrículos

with one comment


El reflejo de lo abstracto

El reflejo de lo abstracto

Veo con preocupación que los siglos no han pasado en vano. Noto cierto aire distraído en tu mirada, o será que el paso del tiempo me está pasando factura? Nos toca revivir esa pasión que incendió el paisaje en su momento.

Como cualquier gran amor, comenzó con tímidos avances que no anunciaban la naturaleza pública de esta aventura sin par. No cabía la indiferencia al momento de desatar esos sentimientos humanos e irreprimibles, como se ha demostrado históricamente.

La transformación que vino con las épocas brindó diferentes horizontes hacia donde podíamos dirigirnos, sin temor a ese futuro propio. Porque si había algo de lo que podíamos estar seguros, era vivir aspirando un amanecer mejor al de hoy.

Pero gradualmente las mismas libertades que conformaban la esencia de nuestra unión, comenzaron a sembrar esas dudas que surgen de medias verdades, cuando traen consigo el veneno de la mentira. Desilusionado observé el abandono de los espacios que antes eran desbordados por nuestra ilusión. Acaso esto era un espejismo sin final?

Con las etapas llegaron las pruebas, que exigían sacrificios heroicos, pero lejos de disminuir, aumentaban en cantidad y variedad. Seguíamos sin entender la amenaza, ingenuos impenitentes.

Recorrimos juntos en amargo silencio el espantoso camino de lo sublime a lo ridículo, vimos todo tipo de sátiras y caricaturas desdeñables ofreciéndose a salvar la humanidad en nombre propio, y al momento de perder el interés de la juventud quedamos sin esa chispa que iluminaba nuestra mirada.

La alegría de las calles se ahogó bajo el redoble marcial de engaños e ilusiones extremas, a la sombra de un tinglado imposible de desentrañar.

Pero qué debemos hacer para rescatar este amor que no merece quedar varado en la historia?

Gustavo Pisani, Richmond, 13 de Febrero, 2015

Mañana, el resto de la carta….

Written by gpisanic

13/02/2015 at 12:01 AM

Cartas a Granel

with 4 comments


Esperando respuestas

Esperando respuestas

Cartas a Granel

En ocasión del onomástico más compartido del año, nos proponemos enviar durante estos días previos a San Valentín, amorosas cartas a Granel. Esperemos que las responda.

Mi muy querida María María

Aún me encuentro perdido luego de tu súbita despedida en el puente, desconozco la razones que te impulsaron y espero no te haya dolido tanto como a mí. Estoy seguro que hoy se abrió una sima en nuestra relación, sera salvable?

Pero volvamos de nuevo al inicio de nuestra historia, cuando llegaste de la nada como una aparición. Tus versiones del pasado chocaban contra la realidad y llegué a dudar de su veracidad.

Un asunto que me atormenta de manera implacable y agrava ese pequeño desequilibrio del que te hablé en una oportunidad mientras dormías, pero seguro ya no te acuerdas a estas horas.

Te apoyé sin reparos ni ataduras, admiré tu vehemencia ante tanta adversidad y me coloqué entre el mundo y tu. Estabas convencida que todos estaban en tu contra.

Resultaba imposible no estarlo al momento de comenzar con tus manías. A pesar que todos las tenemos, las tuyas distaban mucho de lo aceptable y todo, como debes saberlo ahora, tiene un límite. Ojalá no hubieras abierto los ojos al soltarte.

Te acepté el afán de limpieza que excedía la asepsia de un hospital, el orden agobiante y la armonía persecutoria, la alineación de las velas (teodolito incluido), el ajuste del termostato (estilo Phileas Fogg). Mi vida era un tormento, dulce pero insufrible. Salúdame a los tuyos cuando aterrices.

Hasta que llegó el punto de quiebre. Te negaste a prepararme el desayuno, mi desayuno.

No recuerdo cuantas veces debí haberte dicho lo importante que esa comida resulta para mí y mis neuronas, sin la cual deambulo en esta celda, esa contención que llevo conmigo donde voy efecto de los barbitúricos en combinación con las neurotoninas y que afectan la sinapsis, si me permites recordártelo. Sin desayuno María, la vida no vale nada, a buena hora lo has descubierto. Hasta cuándo vas a gritar?

El irremisible curso de la tragedia se activó y todo apuntaba a un desenlace que pudo haber sido peor, si consideras lo cerca que nos encontrábamos de las vías férreas al momento de despedirte. Por qué me diste la espalda?

Me dirigí de inmediato a la comisaría para acusarte de suicidio ultroso en grado de auto cooperación y colusión calamitosa y continuada, al menos durante tu caída libre.

Todavía espero la sentencia firme, pero el enfermero que me trae el desayuno, me ha prometido que la próxima década se reabrirá tu caso.

Tuyo

Neurón Perez

Gustavo Pisani, Richmond, 28 de Enero, 2015

====================================

La Trastienda

Aquí coloco mi obra para la venta a ese lector que me ha honrado con su preferencia. Hoy presento mi opera prima, la mejor historia para el Día de San Valentín – Amada Brujita – un amor de altura – les va a encantar. Ordena tu ejemplar a tiempo para ese gran día aquí.  Espero les guste.

Tu San Valentín

Ofelia no pudo decirlo mejor según Shakespeare;

Tomorrow is Saint Valentine’s day,
  All in the morning betime,
And I a maid at your window,
  To be your Valentine.
Then up he rose, and donned his clothes,
  And dupped the chamber door.
Let in the maid that out a maid
  Never departed more.
Hamlet, Act IV, Escena 5

Written by gpisanic

28/01/2015 at 12:01 AM

Cartas a Granel

leave a comment »


Dalias a granel

Dalias a Granel

Cartas a Granel

En ocasión del onomástico más compartido del año, nos proponemos enviar durante estos días previos a San Valentín, amorosas cartas a Granel. Esperemos que responda.

Mi querida reina

El año apenas despuntaba en sus primeras semanas, pero no había transcurrido ni uno de sus días sin noticias de toda especie. Hoy me enterado que me dejaste.

No logro entenderlo y un sabor amargo inunda mi paladar, luego de todo lo que hice por ti durante este tiempo.

Me desvelé la siesta completa cuidando de tu sueño, te vestí para protegerte de los elementos inclementes, te recibí en mi morada para tender un techo sobre tu débil naturaleza y te defendí de las múltiples amenazas que comprometían tu precaria existencia.

Recuerdo perfectamente cuando llegaste a mí como venida del cielo. Quizás fue así pero el pesar nuble mi memoria, no soy capaz de pensar con claridad desde haber sido desahuciado a consecuencia de tu abandono.

El tiempo que pasamos juntos llenará, estoy seguro, capítulos enteros dedicados a una relación destinada a explorar dimensiones desconocidas del amor. Pero quién sabe de amor, mi soberana?

Llegaste una mañana brillante del primer mes de este año ahora aciago, y antes del ocaso dejaste todo detrás quién sabe para ir en pos de otro incauto.

Mi jardín estaba dedicado a ti, ahora no se qué será de mi una vez que has levantado vuelo por sobre esta devastación, que ya es total. Mi corazón está dado por perdido.

Nunca creí que una Mariposa de la vida fuera capaz de hacerle algo de esta naturaleza a alguien, ni siquiera por el disfrute impío de la impunidad que brinda la condición de especie protegida, Monarca mía !

Jardinero Central

Gustavo Pisani, Richmond 27 de Enero, 2015

====================================

La Trastienda

Aquí coloco mi obra para la venta a ese lector que me ha honrado con su preferencia. Hoy presento mi opera prima, la mejor historia para el Día de San Valentín – Amada Brujita – un amor Epistolar – les va a encantar. Ordena tu ejemplar a tiempo para ese gran día aquí.  Espero les guste.

Tu San Valentín

Ofelia no pudo decirlo mejor según Shakespeare;

Tomorrow is Saint Valentine’s day,
  All in the morning betime,
And I a maid at your window,
  To be your Valentine.
Then up he rose, and donned his clothes,
  And dupped the chamber door.
Let in the maid that out a maid
  Never departed more.
Hamlet, Act IV, Escena 5

Written by gpisanic

27/01/2015 at 12:01 AM

Cartas a Granel

leave a comment »


Negrura en Taza

Negrura en Taza

Cartas a Granel

En ocasión del onomástico más compartido del año, nos proponemos enviar durante estos días previos a San Valentín, amorosas cartas a Granel. Esperemos que responda.

Querida María Mía

Hoy te quiero decir mi vida, que te he perdonado, ya nada importa y en lo sucesivo divagaré como el alma penitente rescatada por tu sonrisa y perdida por la misma. No te resistas mi amor, por favor.

Atrás queda toda una vida que compartimos sin importarnos las convenciones, los congresos ni los simposios, mientras felices nos embarcábamos en una aventura sin límite. Veo emocionado cómo asientas sin siquiera abrir los ojos.

Recorrimos juntos todas las fases posibles del amor y hoy frente a este meandro de nuestro cauce recorro esos detalles, aunque minúsculos, alcanzaron a erigir ese templo magnífico para adorarte hasta la eternidad. No es necesario que respondas, conozco tu respuesta por anticipado.

Cuándo dejaste de amarme? Quizás lo hiciste a consecuencia de la última discusión que nos enfrentó inútilmente. Si pensaste que haberme lanzado un plato de Limogne fue duro, deja que te toque un Wedgwood auténtico, las imitaciones traicionan.

Como engañado me sentí cuando cambiaste la marca de café, hubiera preferido la muerte a vivir herrado con ese recuerdo intolerable.

El mismo café que bebimos la primera vez, cuando esperando en la fila intentamos al mismo tiempo tomar el pedido del cafetero (alguien tan parecido a un barista que todavía me pregunto si en verdad existe). Nuestro destino quedó sellado para siempre. Parecen siglos de ese evento, o quizás sucedió esta mañana, ya poco importa.

Ahora te ruego, si queda algún latido en ese corazón inerte, que desvíes de mí esa mirada perdida porque voy a cerrar la nevera. Necesito ir por otro cortado.

Tuyo

Cafeíno Serial

Gustavo Pisani, Richmond, 26 de Enero, 2015

====================================

La Trastienda

Aquí coloco mi obra para la venta a ese lector que me ha honrado con su preferencia. Hoy presento mi opera prima, la mejor historia para el Día de San Valentín – Amada Brujita – un amor Epistolar – les va a encantar. Ordena tu ejemplar a tiempo para ese gran día aquí.  Espero les guste.

Tu San Valentín

Ofelia no pudo decirlo mejor según Shakespeare;

Tomorrow is Saint Valentine’s day,
  All in the morning betime,
And I a maid at your window,
  To be your Valentine.
Then up he rose, and donned his clothes,
  And dupped the chamber door.
Let in the maid that out a maid
  Never departed more.
Hamlet, Act IV, Escena 5

Written by gpisanic

26/01/2015 at 12:01 AM

Elloboestaaqui

Disentería literaria

Sigo aqui

Mi rincon del cuadrilatero

Dibujando con palabras

Escritura, relatos y analisis sobre la creatividad e inspiración

Relato Corto

Biblioteca virtual de relatos cortos

Daniel M. Givaudan

Aquí escribo sobre los nortes perdidos y los sueños que nunca serán. Sobre lo que ya no somos. En algún lugar había que hablar sobre ello.

MJB Literaria

Literatura y Fotografía

La bloguera viajera

Blog de viajes por libre

Miss Gastroideas

Recomendaciones de Restaurantes en Madrid y dónde el viento de levante me lleve. Planes relacionados con la gastronomía para disfrutar en buena compañía

A %d blogueros les gusta esto: