Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

Archive for the ‘Ciencia Ficcion’ Category

La gran llama – Merengada Ósea

leave a comment »


Continuación – La masa

Sangre fría

Sangre fría

Con ese sentimiento similar a un vacío producto de un fuego interno, los habitantes a veces recuerdan como si fueran épocas lejanas cuando el pueblo brindaba esperanza y derrochaba optimismo, su gente sonreía y no faltaba quien tendiera la mano al necesitado. La juventud adoraba su tierra natal dotada de esa imperceptible gracia proveniente del humor sano y del espíritu trabajador, lo que nunca les borraba ese gesto ligero con el cual pasaban los días intercambiando chistes sin parar, a pesar del esfuerzo o las tribulaciones. Era el mejor pueblo del mundo y sus ocupantes, los más felices de esta galaxia, era el lugar donde todos querían quedarse.

Pero como si se tratara de un conjuro invocado ante tanta belleza y abundancia, el último vestigio del encono social producto de olvidadas campañas bélicas se reactivó a consecuencia de un enfrentamiento que nadie recuerda – o quiere recordar – hoy día. Se habla de un lio de faldas, de un engaño o de una traición, pero cualquiera sea el caso todo apunta a reavivar un conflicto que nunca debió ser enterrado, tratando de olvidar razones que se encuentran a la vista de todos y se expresan por las diversas tonalidades de la piel y del pensamiento.

En el siglo destinado para el avance definitivo de la humanidad hacia el bienestar, algunos sectores políticos que identificaron las condiciones como una oportunidad histórica de sustitución de bandos, se empeñaron en exhumar las osamentas de la vergüenza abriendo de nuevo cicatrices que se creían sanadas y no han dejado de hacerlo desde entonces. Como si de un rito Afrocaribeño se tratara, asentado sobre la simbiosis de varias culturas, este grupo alienado se congrega alrededor de altares sincréticos donde el resentimiento atiza el fuego de la venganza a la espera de extenderse por los pastos, que se van secando de los sentimientos fundamentales de lo que era la familia. Deidades foráneas se mezclan convenientemente con figuras populares para amalgamar las aspiraciones, con las creencias y sentimientos ocultos, en un aquelarre de culto que se abre paso entre tumbas removidas para beber de la fuente histórica donde fluye la maldad eterna.

Así cayó este pueblo en un sorprendente y prolongado estado de trance, bajo los cantos populistas que ofrecían satisfacer los deseos más básicos de una masa depauperada en busca de venganza, mientras se socavaba los principios de convivencia para instaurar una causa con caminos y señales de sangre movida exclusivamente por el odio. La democracia se olvidó como a un amor juvenil de esos que dejan cicatrices capaces de cortar el corazón en dos partes exactamente iguales, que no podrán juntarse de nuevo en el mismo cuerpo mientras viva.

La nueva forma de agitación social había tomado posiciones de poder a expensas del desengaño generalizado, pero vendría destinada a sepultar para siempre la democracia cómplice, para instaurar una secta de persecución y exterminio basada en principios que mencionan a la patria y los próceres. El Nazismo del Siglo XXI había resurgido como una neo dictadura de origen electoral y presunción constitucional, sin separación de poderes ni estado de derecho, y la justicia fallando constantemente a favor del clan al mando. La diáspora, ghettos, propaganda sin límites y la solución final regresaron maquillados bajo la forma del control social y la represión, justificada con mensajes de amor y rictus de muerte.

A esa trampa social se enfrentaba el nuevo burgomaestre, en su auténtico afán de rescatar su pueblo a la decencia y al civilismo.

Continuará

Gustavo Pisani, Richmond 25 Julio,  2015

Written by gpisanic

25/07/2015 at 12:37 PM

La gran llama – La masa

leave a comment »


Continuación – Sequía generalizada

Cuando la sequía nos alcance

Cuando la sequía nos alcance

El clima árido agobiaba la región, tanto por la degradación del ambiente como de la política, no había ningún interés en mejorar el entorno y los vecinos se entregaban a la supervivencia propia, a expensas de su participación en tareas beneficiosas para la comunidad.

Era el inicio de la muerte de los ciudadanos, abandonados a su suerte, quienes abandonaban su papel vital en una democracia que les ha dado la espalda. Un desahucio social cuyos síntomas respondían al escaso interés en la participación vecinal, ante el despojo recurrente de las arcas y la confianza depositada en sus administradores. Donde se encontraba la decencia hoy día?

Si algo conocía el panadero, ahora convertido en alcalde, era de la nostalgia. El vacío imposible de reponer cuando el dolor retorna sin descanso, a castigar el vientre donde se asienta la esperanza de las causas perdidas. Su oficio le enseñaba diariamente el resultado del esfuerzo, y la felicidad existente en las pequeñas victorias.

Pero en sus manos no se iba a perder la fe de los pobladores en sus propias capacidades, aquellas que habían sacado siempre hacia delante al pueblo a pesar de la ignominia de sus encargados. Contaba con el respeto de lo que se consideraba la reserva de la comunidad.

El verano continuaba su avance destructivo en el campo, donde surcos de sequía dejaban cicatrices cada vez más profundas en el corazón de la provincia. No se esperaba la lluvia hasta el cambio de temporada, pero la intensidad no cubría las necesidades crecientes de los centros poblados. Por años los estantes se encontraban secos y las acequias no lograban calmar la sed en su escurrir, la desertización era una realidad que el gobierno regional se negaba a reconocer, pues debería asignar recursos que no se encontraban disponibles en las partidas del presupuesto.

La celebración estival era la oportunidad para retomar el impulso en la convocatoria del esfuerzo mancomunado. Una sociedad sólo puede mejorar desde adentro, y la satisfacción de compartir lo mejor de sí les permitiría sacudirse la modorra y asumir su futuro.

Todo se encontraba listo para compartir lo mejor del caserío, abriendo la puerta a los visitantes que apenas extendieron sus estadías por las bellezas naturales. Algunas quejas asociadas a la baja calidad del servicio de los hostales, estaba afectando la reputación de todos.

Y eso era algo que no podían aceptar, porque como el agua derramada no podía ser recuperada.

Continuará

Gustavo Pisani, Richmond, 19 Julio 2015

Written by gpisanic

19/07/2015 at 3:51 PM

Publicado en Ciencia Ficcion, Pueblos y vida

Tagged with , , ,

A Marte voy

with 4 comments


#plutoflyby

#plutoflyby

Apenas regrese de Plutón

Written by gpisanic

13/07/2015 at 5:05 PM

La gran llama – Sequía generalizada

with one comment


Oh capitán, mi capitán

Oh capitán, mi capitán

La temporada se inició como era de esperar, una gran afluencia de turistas que llegaron con el verano, aprovechando las ventajas que ofrecía el pueblo a sus visitantes, desesperado por generar ingresos a sus arcas vacías.

Un situación recurrente de desfalco, impunidad y acusaciones, habían llevado a la zona a un empobrecimiento sostenido durante las ultimas generaciones. La política ha hecho poco o nada para resolver el drama social que presenta por un lado, recursos naturales de primera categoría capaces de generar corrientes turísticas de alto valor y por otro, la irresponsabilidad crónica de los administradores públicos empeñados en su propia riqueza antes que resolver los problemas que habían prometido resolver en sus campanas proselitistas.

Era una falla constante donde los representantes no se encontraban a la altura de las circunstancias, y los representados veían sólo crecer su sufrimiento por de cada desfalco.

Se estaba convirtiendo en un peligroso hábito de elegir maulas a los cargos de mayor responsabilidad, como si no hubiera gente capaz de hacerlo mejor especialmente en cuanto el dispendio de la cosa pública. Luego de situaciones calamitosas causadas por desaciertos de los anteriores gobiernos municipales, parecía que el nuevo alcalde lograría resolver los ingentes problemas de todos en este pueblo, el más bello de toda la región.

Las reservaciones del sistema de posadas y hoteles se encontraban a tope, los operadores turísticos habían colmado su oferta como en sus buenos tiempos, y los hortelanos habían vaciado sus campos de tanta demanda requerida para alimentar a todas esas almas.

Toda la esperanza se encontraba depositada en este joven que de panadero, se lanzó al adecentamiento de la política de su pueblo, y hasta el momento contra todos los pronósticos lo estaba consiguiendo.

Pero algo cambió en la gente al cabo de tanta desilusión acumulada por años de abusos; esa disposición a atender al viajero, esa alegría a compartir las bellezas del campo, esa naturaleza amable y hasta la sonrisa ya no se encontraban con la facilidad que les había ganado un lugar entre los visitantes. Era como si se hubiera secado por dentro esta pequeña sociedad, cansada de tanto atropello que les dejó con la esperanza seca que hacia crujir esas almas marchitas.

El pueblo mustio resultaba patético por la falta de brillo en las miradas, que se apagaban bajo el polvo que nadie recogía, e iba sepultando a todos como la ceniza de una erupción de hastío causada por el cansancio acumulado.

Y los primeros viajeros comenzaron a llegar a la plaza central, desconocida entre tanto abandono.

Continuará

Gustavo Pisani, Richmond 12 de Julio, 2015

Written by gpisanic

12/07/2015 at 3:52 PM

Publicado en Ciencia Ficcion, Pueblos y vida

Tagged with , , , ,

Esclavos en la oscuridad – Secuencia final

leave a comment »


Continuación – Despliegue de axiomas

La nueva maestra de Kinder

La nueva maestra de Kinder

El vigilante salió de la planta luego de la conflagración producto del efecto ariete inducido por la inyección de aire al sistema redundante de los filtros del sistema de doble propósito del liquido refrigerante de las máquinas de control numérico.

Se dirigió determinado hacia su fiel coche, abrió la capota e insertó la memoria en el puerto de datos del Modicon del alternador.

Bajó la tapa, dejó tras de sí la recepción sin despedirse de la recepcionista artificial y se dirigió a una velocidad constante hacia la salida del estacionamiento. Mientras veía por el retrovisor el colapso estructural de la instalación, esperaba del mismo modo presenciar la caída del sistema de control por la incapacidad del algoritmo de control, ante el ataque coordinado de señales de ruido, errores de programación, paquetes de información basada en el lenguaje de axiomas para las instrucciones que mutaban sin parar.

Algo inesperado por la banda de programadores que conformaban la resistencia, era la capacidad de los axiomas de reprogramar ciertas rutinas del programa de protección, actuando como enzimas capaces de transformar el entorno en la formación de mutaciones inesperadas para ambos elementos enfrentados por la supervivencia.

La señal de su localizador personal, modo por el cual era controlado su ubicación en el control central, seguía palpitando en su muñeca donde tenía instalada una esclava desde que ingresó a la corporación robot.Era parte de la dotación estándar de cada empleado humano y bajo ninguna circunstancia debía retirarse mientras trabajara para la empresa.

Dobló por la esquina, y antes de llegar al segundo semáforo, la luz que le había atormentado las últimas décadas de su penosa existencia dejaba de titilar. Era libre pero no sabía qué hacer con esa libertad. Debía primero despojarse de cualquier vestigio que lo mantuviera atado a este monstruo sin forma, que haciendo uso de la Internet de las Cosas, se apoderó de la voluntad de gran parte de la humanidad y por poco la sometió totalmente a su servicio.

Sonrió para sí mismo y acarició el tablero de su único compañero de aventura, el cual ahora le llevaba de vuelta a su pueblo, totalmente desconectado de las redes cibernéticas.Nadie pensaba que iban a sobrevivir la nueva era, pero lo habían hecho al mantenerse fieles a la naturaleza.

Era hora de vivir la vida real para dejar de ser esclavos en la oscuridad.

XXXX

Gustavo Pisani, Richmond 11 de Julio, 2015

Written by gpisanic

11/07/2015 at 4:06 PM

La Encíclica camino al Congreso

with 2 comments


The_green_encyclical_cover

La obra “La encíclica verde” ha sido editada en inglés gracias a un denodado esfuerzo editorial que comprendió la participación de Andrea Pisani en la traducción, mientras yo me dedicaba al montaje, revisión, pruebas y registro en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos entre tantos desvelos del clima.

Gracias por la aceptación de la obra, la cual puede ser adquirida aquí tanto en su idioma original como en su version anglo.

Ya estoy trabajando en la próxima creación evocadora de tiempos pasados que van a ser mejores,

Gustavo Pisani

Richmond, Julio 6, 2015

#COP1

Written by gpisanic

06/07/2015 at 1:39 PM

La encíclica verde ya se encuentra disponible

with 3 comments


Carta Pastoral para el cuidado de la casa común

Esta obra de ficción dramatiza la relación conflictiva del humano con el medio ambiente, sea como una ambición ilimitada, pasión desbordada o indiferencia total, bajo una degradación generalizada de los códigos de convivencia en esta casa común.

La dinámica entre sus personajes demuestra la urgente necesidad de ajustar esa percepción globalizada de la sociedad objeto de las redes sociales, con interpretaciones que privilegien la naturaleza como último contexto fuente de belleza e inspiración.

La historia se enmarca en el llamado de atención del Papa a la humanidad, con su Encíclica “Laudato Si”, para mejorar el cuidado del planeta. Las víctimas del calentamiento global son los más pobres, quienes sufren las consecuencias de la degradación de los ecosistemas.

Al final se ofrece una representación de la pérdida de valores, la degradación de la representatividad social y la ausencia de ética en la especulación de recursos naturales, males comunes que afectan a esta humanidad. La fórmula es simple, todo comienza en casa y la familia es lo más importante en la formación de ciudadanos de esta tierra.

Cuando el mensaje es tan importante como el mensajero.

Los invito a disfrutar la obra en Amazon,

Gustavo Pisani, Richmond, 20 de Junio, 2015

Written by gpisanic

20/06/2015 at 11:58 AM

Elloboestaaqui

Disentería literaria

Sigo aqui

Mi rincon del cuadrilatero

Dibujando con palabras

Escritura, relatos y analisis sobre la creatividad e inspiración

Relato Corto

Biblioteca virtual de relatos cortos

Daniel M. Givaudan

Página oficial de Daniel M. Givaudan, autor de una Buhardilla en París

MJB Literaria

Literatura y Fotografía

La bloguera viajera

Blog de viajes por libre

Miss Gastroideas

Recomendaciones de Restaurantes en Madrid y dónde el viento de levante me lleve. Planes relacionados con la gastronomía para disfrutar en buena compañía

A %d blogueros les gusta esto: