Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

Archive for the ‘Ciencia Ficcion’ Category

La Escuela Gladio –Inscripciones abiertas.

leave a comment »


Los nuevos aspirantes

El periodo admisión de la célebre Escuela Gladio, cuna de las figuras más aclamadas del circuito de Gladiadores de toda la cuenca Mediterránea, se ha abierto para el próximo año escolar.

La fila para la presentación de recaudos da la vuelta al Coliseo, plaza favorita para los aspirantes de la gloria en esta actividad tan exigente. Los representantes, con sus representados, se movían nerviosos bajo la mirada severa de los centuriones. Desde el interior la plaza, el olor de circo llenaba el ambiente de verano en esta Roma eterna.

Iuno está concentrado en la pelea de sombra, con su gladio de madera empuñado firmemente. Sus movimientos son prometedores, las armas imaginarias que porta en su mente, las maneja con gran efectividad  y – a la luz de sus arengas- parece que va ganando el encuentro.

-Iuno, te va a dar una insolación, ven a la sombra – le dijo su madre, con el atado de recaudos bajo su brazo, mientras cruza una mirada solidaria con la ciudadana que le sigue en esta procesión detenida, tornando los ojos con resignación.

-Ya espantó al perro de la familia, el otro día que lo atrapó con la malla de metal, no le dejaba vida al pobre – comentó la madre del aspirante – Y el suyo viene por el cupo de gladiador o de las cuadrigas? – preguntó de lo más natural.

-Galeno – respondió mirando a su hijo, con una toga muy blanca con cintas púrpura, y un decálogo en sus manos – a él le encanta la medicina, ya se ha leído todos los tratados – orgullosa aseguró.

Mientras Iuno seguía su combate imaginario, ahora contra unos mellizos venidos de Siam.

—-Continuará

Gustavo Pisani

Richmond, Julio 3, 2020

Cuentos de Cada Semana – CCS Semana 2 Cosas de Internet

leave a comment »


No me había acostumbrado al resplandor inclemente del Milagro en esa Maracaibo de principios de los 80, cuando los escombros del Saladillo se mostraban sin orgullo, como otra herida más de las tantas infringidas desde la Capital, de tantas gaitas ganadas a punta de desaires y abusos. Las Torres del Centro Petrolero nos alojaban como una camada de muchachos hambrientos tras la belleza juliana en todo sentido, y todo era nuevo para este recién llegado.  

Apenas establecido en medio de la anarquía característica del lugar, ya frecuentaba espacios recónditos y en muchos casos, inéditos para algunos naturales de esta Capital tan querida y maltratada. A la hora del almuerzo, bajaba como otro hijo de esta grey devota, al caos maravilloso de las Playitas – equivalente a la lonja de cualquier ciudad costera – para iniciar mi exploración etno gastronómica con capítulos dedicados a los productos favoritos de los marabinos. Una tarea a la que me dediqué de corazón y estómago por varios años que hoy extraño.

Sean tequeños, pastelitos, tostadas peladas, lisa rellena o chirrinche, me dediqué a conocer la gama de productos que hacen a sus habitantes tan felices, incluso bajo un sol que derrite a cualquier visitante desprevenido. Y para la cena, las opciones eran de primera desde lugares de lujo como el Hotel del Lago, hasta la Casita al pie del Puente, donde se comía igualito que en Beirut.

Un día visité el famoso mercado de las Chinas, donde la artesanía de las Indias Guajiras brillaba reverberante con colores intensos en tapices de colección. Caminar los pasillos del mercado era una experiencia capaz de impresionar a cualquier visitante.

Mi interés en ese momento era comprar tapices para colocarlos por Internet – incipiente para la época – en mercados virtuales mucho antes de Amazon. Me acerqué a la Guajira echada en un chinchorro de un puesto repleto de mercancía, y luego de saludarle en su cómoda posición, me dediqué a hablarle acerca de mi propósito.

Al cabo de algunos minutos de una elocuente descripción del lugar virtual con las garantías debidas sobre fundamentos de comercio sustentable, ella me miró con sus ojos achinados profundamente negros y desde esa profundidad, me dijo sin inmutarse – 

Qué cosa tan parecida a Internet.

Gustavo Pisani

Richmond, Enero 13, 2019

#cosasdeinternet

Cuentos de Cada Semana – CCS – # 1

leave a comment »


Lucubraciones

Elucubrábamos como de costumbre, mientras recorríamos el infinito universo que partía del Gran Café sin final conocido hasta ahora, en aquel año de 1974 en la gran Capital, cuando era fácil entender la aguda profundidad de los argumentos interminables en el que nos engarzábamos durante días, hasta que el siguiente examen feral nos hiciera reconsiderar nuestras prioridades seriamente. 

Estos domadores de Integrales con vocación suicida – de cuyas heridas aún adolecemos sin poder quejarnos en público – magos incipientes de la Geometría Descriptiva en espera de una epifanía espacial y estudiantes del Ciclo Básico de Ingeniería, se encontraban en la etapa de la vida cuando se define la capacidad de enfrentar los 30 0 40 molinos de viento como los del Campo de Montiel, pero sin escudero para advertir la profunda insania.

Con la esquina de la puñalada a nuestra espalda, vimos una minúscula sala de exposición, ubicada en la esquina opuesta al famoso edificio de la Savoy, donde Julio Pacheco Rivas exponía su mítica serie de Lucubraciones. Sin un fin preciso nos adentramos a ese mundo perdido tan similar a nuestra experiencia universitaria, y entre composiciones abstractas similares a hojas de papel sin līmite (otra referencia gratuita al Cálculo) el artista se presentó sin mucha esperanza de colocar su obra de reciente creación entre estos pobres estudiantes. Lo de pobre por el sufrimiento auto infringido para el momento, así como por lo que nos esperaba durante el resto de los estudios. La química orgánica de algunos semestres más adelante, falló en su determinado intento de castración pero dejo secuelas en los aromáticos.

Con un entusiasmo sorprendente este pintor joven nos describió su mundo, la capacidad de representación de su obra y especialmente, para estos futuros ingenieros, la transfiguración de ésta en pura energía. Nos quedamos unos minutos digiriendo la explicación y luego de confirmar los conceptos artísticos, nos despedimos estrechando l manos y salimos convencidos que estudiar mata.

La noche nos consiguió divagando acerca de la intersección de disciplinas dispares y sus inesperados resultados.

El silogismo resultante es que no todos los ingenieros son artistas, pero algunos artistas son ingenieros.

Gustavo Pisani

Richmond, Enero 6, 2019

Do Bianchi

Negotiating the Epistemologic Implications of Oenophilia

Elloboestaaqui

Disentería literaria

Sigo aqui

Mi rincon del cuadrilatero

Dibujando con palabras

Escritura, relatos y analisis sobre la creatividad e inspiración

Relato Corto

Biblioteca Virtual

La bloguera viajera

Blog de viajes por libre

A %d blogueros les gusta esto: