Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

Epifito Montiel

leave a comment »

Cada noche soñaba universos enteros llenos de colores y sensaciones, inexistentes en su vida diurna, apenas se entregaba al descanso luego de jornadas ocupadas en sostener una existencia intrascendente. Tanta belleza se perdía por ser imposibles de recordar al otro día, como una mezcla de Sisifo y Morfeo, hasta que decidió no despertarse jamás y permanecer en ese estado donde era verdaderamente feliz.

A partir de ese momento, su cuerpo se transformó y sólo ameritaba del aire para suplir todas sus necesidades. Su familia lo abandonó a la vera de un camino tras una leve discusión, donde creció una montaña sobre ese objeto soñador, que roncaba durante el ocaso y se estremecía como un sismo al cambiar de posición en el lecho de rocas sedimentarias.

Los sueños continuaron en esa mente libre, oculta bajo el promontorio que terminó como cordillera con vista al océano incapaz de sumergirlo en su ascenso indetenible. Cuando la intensidad de sus sueños no pudo ser contenido por ese macizo, despertó como volcán regurgitando una lava oscura alterando el paisaje cada año cuando cambiaba de color, dependiendo de la naturaleza de sus irrepetibles fantasías nocturnas.

Entre sueños era libre, y se veía corriendo ladera abajo con el viento en su cara. Al llegar al valle, se percataba de su condición epífita, justo cuando retornaba a su acostumbrada sesión llena de sensaciones inéditas y recuerdos eternos.

Sin tener noción del tiempo, comenzó a sentir detonaciones a la altura de sus extremidades inferiores, hasta que abrió los ojos frente a una misión evaluadora de una ruta alterna al desarrollo. Se desperezó con un largo bostezo del descanso de siglos, y siguió durmiendo tras darse la vuelta para cambiar de posición. 

Sin salir de su asombro y justo antes de abandonar la galería, los inspectores consiguieron una cita de Píndaro en el lecho aún tibio;

No te afanes, alma mía, por una vida inmortal, pero agota el ámbito de lo posible.

Gustavo Pisani, Richmond, 1 octubre #cuentosdeluna

Deja un comentario por favor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

La Estirga Burlona

El blog de Bárbara García Carpi

Jerónimo Alayón

Poeta y escritor

Verses Inked©

We set the ink down, on the streets of the town. where Eternity Stand Confound.

words and music and stories

Let's recollect our emotions in tranquillity

Sobre Monstruos Reales y Humanos Invisibles

El rincón con mis relatos de ficción, terror y fantasía por Fer Alvarado

EfectiVida - Efectividad, organización, productividad y desarrollo personal

En EfectiVida hablamos de eficacia, eficiencia y efectividad. También de gestión del tiempo, productividad, organización y desarrollo personal. Pero todo, sin olvidar las cosas IMPORTANTES. Porque… ¿para qué serviría la efectividad si no nos ayuda a disfrutar de la vida?

Le journal des Jum's

Nous avons créé ce journal pour mettre en avant les marques, le tourisme, la gastronomie, le lifestyle.. pour créer un lien de proximité avec notre communauté et comme nous sommes deux, échanger sur nos avis respectifs. Si vous souhaitez avoir une trace sur notre journal, c'est le moment :-) Utilisez la rubrique contact :-) A tout de suite !

Sergio Reyes Puerta ahora está en sergioreyespuerta.com

ENTRA EN SERGIOREYESPUERTA.COM para acceder a todo el contenido de mi web.

A %d blogueros les gusta esto: