Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

10 Noches de terror – Fragancia de cosa juzgada

with one comment

Réditos ya devengados

                                          Réditos ya devengados

Nihil sine magno labore vita mortalibus dat.

Se encontraba de nuevo en el ostentoso vestíbulo de su nueva empresa, el primer empleo de su incipiente carrera que a tenor de los beneficios, referencias y condiciones era un pasaje con destino al cielo. Tantos aspirantes y tan pocas plazas le otorgaba un brillo especial a quienes lo lograban.

Repetía con una mezcla de curiosidad y asombro cada una de las emociones y actividades de esa fecha que aún recordaba, de una manera tan vívida que tenía que ser real. Como si se tratara de un tic, se arreglaba nerviosamente el tocado que con tanto detalle se había procurado desde muy temprano en la mañana para llegar a tiempo. Su afición a las horas le haría sufrir según su madre, y era de esas que nunca se equivocaban. María no había pegado un ojo la noche entera para estar preparada para el gran día, pero ahora recordaba con amargura cómo desde entonces nunca más lo logró. Había perdido el sueño desde ese momento y eso era una tragedia para alguien con tantas aspiraciones.

Se vio a sí misma en la sala donde se encontraba un grupo de recién egresados de sus respectivas instituciones de educación superior. Un abogado con una mirada que no parecía tener un alma detrás, un economista muy observador y retraído, una muchacha tan hermosa que no necesitaría trabajar pues el mundo se rendiría a sus pies sin siquiera pedirlo, pendiente de su móvil más que del entorno y Gabriel.

Su nombre prendido en el pecho fue el único que recordaba de esa jornada inolvidable, y se sorprendió nuevamente al verlo tan joven y lleno de vida, igual que el resto. Se preguntó si la vida se les había escurrido sin haberse detenido a valorarlo.

Cuando él estaba dispuesto a presentarse, los llamaron para iniciar el proceso formal de ingreso. Largas horas llenando planillas interminables que contenían la misma información una y otra vez, presentaciones llenas de sonrisas forzadas, chistes repetidos por generaciones y la sensación que ahora pertenecían a una élite laboral de la cual era imposible declinar sus beneficios. Nadie lo había hecho desde su fundación, al menos voluntariamente.

Al cabo de una jornada extenuante y cargados de sus nuevos aperos de oficina, radiantes de iniciar una vida de sueño, María entonces cae en cuenta que siempre se encontró con Gabriel a su lado – lo cual sería una imagen recurrente durante toda esta vida de fantasía. Cuando parecía que todo había concluido, les tocó dividirse en grupos para sostener el encuentro que marcaría su carrera a partir de hoy. Era la primera entrevista con su mentor quien se convertiría en su mejor aliado – aunque algunas historias relataban algo diferente – pero no era el momento de caer en la negación.

Se encontraban en la magnífica cafetería del primer piso disfrutando de un café tan aromático como suntuoso, cuando uno a uno llegaron los responsables de las carreras de los novatos. A veces en pares, otras en grupos de tres o más, se fueron marchando lentamente hasta que le tocó a su primer conocido irse con la guía – la persona responsable de la bienvenida hace ya tantas horas de este día interminable.

Sola con sus pensamientos, repasaba sus emociones, descubrimientos y aprensiones. Esta calma forzada le permitía ejercer su mejor capacidad – observar detalles invisibles para la mayoría – y algo no terminaba de convencerla de esa atmósfera de absoluta felicidad y alegría permanente. Pero no daba con ello.

Entonces se abrió la puerta y entró la persona con la sonrisa más falsa que alguien haya podido jamás esgrimir. Como si el resto de ese cuerpo se esforzara ferozmente en producir un gesto extraño, sólo para alcanzar fines inescrutables.

Y de improviso ella sintió un vacío tan grande que ni el universo entero sería capaz de llenar jamás.

Era su mentor quien saturó el ambiente de colonia barata.

Gustavo Pisani, Richmond Octubre 25, 2015

Amazon.com/Gustavo-Pisani #eBookSpain #EnciclicaVerde #AutopublicaconKindle

Anuncios

Written by gpisanic

25/10/2015 a 10:04 AM

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Sigue mi blog. Te puede ser de utilidad

    Me gusta

    perlagata180

    25/10/2015 at 2:36 PM


Deja un comentario por favor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El sabañon

Blog del director de cine y escritor argentino (nacido en Buenos Aires, Lanús) Adrián Gastón Fares.

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

elamorquenuncafue

MI HiSTORIA EN BLOGS🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋

EL CORTO TIEMPO DE LAS CEREZAS

Una novela de Manuel Cerdà

Venezolana con Paciencia.

"La mente que se abre a una nueva idea, jamás volverá a su tamaño original" Albert Einstein.

Barroco Barraco

by Muhammadcriollo

HIJXS . VOCES

Rescate y recopilación de memoria intergeneracional en la Web.

pruebaconana

PRUEBA CON ANA ESTA CREADO PARA PROMOCIONAR PRODUCTOS,EMPRESAS,TIENDAS,BASADAS EN LA OPINION DE UNA MAMA DEJANDO RESEÑAS Y POST INFORMATIVOS. SI QUIERES QUE PROMOCIONE TUS PRODUCTOS ,TIENDA,O SERVICIOS CONTACTA COMMIGO EN : ANASOBE@HOTMAIL.COM

A %d blogueros les gusta esto: