Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

10 Noches de terror – Inicio del descenso

leave a comment »

Florero en bajada

                                                                               Florero en bajada

Festina lente

Se encontraba lista para ese momento terrible que causaba estragos en su interior, aunque era imposible conocer el drama que María llevaba consigo debido a su recatamiento natural. Desfalleció un poco cuando se incorporó recogiendo cuidadosamente las pertenencias que llevaría consigo según las detalladas instrucciones del operativo, en la firme esperanza de volver mañana al lado de los recuerdos personales y plantas que le acompañaban en sus largas jornadas dedicadas a la empresa. Tazas, platos, objetos alegóricos a las infinitas campañas de formación de valores, tan caros a la doctrina de la empresa, tarjetas de cumpleaños firmadas por los compañeros de oficina.

Era una empleada modelo a decir de las evaluaciones consecutivas según las cuales repetían que no hubieran sido capaces de hacerlo sin su ayuda, mientras ella seguía con el mismo ingreso si se ajustara a la inflación anual. Veinte años de su vida ganando lo mismo, dedicando más de lo justo y recibiendo si acaso lo mínimo posible, en una ecuación de supervivencia que la iba convirtiendo en una trabajadora pobre.

Sin prisa pero de manera sostenida se dirigió al elevador según las indicaciones para bajar diez pisos de la torre impecable, recién comisionada para recibir los nuevos empleados de esta firma internacional. Resultaba irónico que hoy era el día de los nuevos graduandos, quienes en masa iniciarían una vida promisoria y de triunfos, a decir de los encargados del reclutamiento, verdaderos modelos salidos de concursos de belleza. Era un mar de sonrisas, carcajadas, celebraciones en una tropelía afín al evento masivo que abría las puertas de la firma al futuro. Cómo entender una reducción en la plantilla establecida, ante el ingreso del nuevo corte recién egresado de las universidades? Quizás el remplazo generacional se ha acelerado al punto que ya no es posible culminar una carrera en la misma empresa, la cual seguramente será adquirida por un grupo más voraz en un futuro previsible.

Con una reputación insuperable, resultaba un imán para los nuevos graduandos, quienes como María dedicarían una vida de esfuerzos para alcanzar una vida mejor. Jóvenes, brillantes y saludables entraban por el lobby, cargados ya de los artículos que llenarían sus largas horas, ordenador portátil, celular de última generación y la marca del grupo, envidia de sus compañeros de celebración – un morral de la más prestigiosa marca adornado por el logotipo del grupo, una constelación con su estrella alfa iluminada por un diminuto diodo cuyo efecto resultaba estroboscópico para esa manada en ruta al matadero.

Luego de marcar con resignación el botón para bajar, elevó la vista a la pantalla del sistema de promoción interna, donde los mensajes de seguridad, honestidad, ética y apertura, destacaban entre los ingentes logros en reducción de costos y aumentos de productividad.

Y recordó sus inicios cuando afanosamente se entregó sin reservas a las exigencias de su primer trabajo, el cual marcaría su vida de manera definitiva. Las horas, los sacrificios, o la entrega no tenían límite para esta joven profesional impulsada por la promesa de una mejor vida. Proyectos acelerados, fechas anticipadas, cambios de último minuto y cambios de dirección permanente, como una marca de la cultura de molino que esta empresa utilizaba en sus recursos. El manejo de la angustia a favor de los líderes, la dosificación de la presión en contra de la mayoría, las metas artificiales y los reconocimientos establecidos de antemano, con promociones que cementaban los nexos familiares y la afinidad entre los que eran reconocidos como artífices de los logros a costa de aquellos quienes dieron mucho más de lo esperado.

Se abrió la puerta y se encontró de frente con el que fuera su primer jefe.

La sorpresa los paralizó a ambos, hasta que la puerta amenazó con cerrarse sobre la trémula mujer.

Era el inicio del descenso.

Gustavo Pisani, Richmond, 22 Octubre 2015

Amazon.com/Gustavo-Pisani #eBookSpain #VivalaBiblio #AutopublicaenKindle

Anuncios

Written by gpisanic

22/10/2015 a 8:42 AM

Publicado en Terror puro

Tagged with , , ,

Deja un comentario por favor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

elamorquenuncafue

MI HiSTORIA EN BLOGS🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋

EL CORTO TIEMPO DE LAS CEREZAS

Una novela de Manuel Cerdà

Venezolana con Paciencia.

"La mente que se abre a una nueva idea, jamás volverá a su tamaño original" Albert Einstein.

Barroco Barraco

by Muhammadcriollo

HIJXS . VOCES

Rescate y recopilación de memoria intergeneracional en la Web.

pruebaconana

PRUEBA CON ANA ESTA CREADO PARA PROMOCIONAR PRODUCTOS,EMPRESAS,TIENDAS,BASADAS EN LA OPINION DE UNA MAMA DEJANDO RESEÑAS Y POST INFORMATIVOS. SI QUIERES QUE PROMOCIONE TUS PRODUCTOS ,TIENDA,O SERVICIOS CONTACTA COMMIGO EN : ANASOBE@HOTMAIL.COM

Reiki Y Otras Técnicas

Ámate a ti mismo

A %d blogueros les gusta esto: