Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

Esclavos en la oscuridad – El neologismo

leave a comment »

Continuación – La danza

Historia digital

Historia digital

La empresa en cuestión se ha destacado significativamente de la competencia, gracias a su ritmo frenético de hacer negocios. Se dice que es una Corporación Robot, un neologismo establecido para describir la inesperada situación de una empresa donde no hay humanos en su plantel laboral, directivo o accionista, pero nadie lo cree. Hasta ahora.

La ausencia de humanos en una firma no es nueva en la historia de los negocios. Personalmente he conocido diversos escenarios donde la ausencia de gente era notoria, mientras se mantenían presentes para miseria del entorno social. Cada vez la anomia de los dirigentes empresariales es mayor, mientras las decisiones se justifican en nombre de los accionistas.

Pero esta corporación era diferente a cualquier otra, en principio porque no disponía de una sede fija, su domicilio fiscal cambiaba diariamente lo cual dificultaba cualquier traza fiscal. Se escudaba bajo un mazo de resquicios legales y paraísos de diversa índole alrededor del mundo. Una de sus estrategias es colocar estaciones habitables en órbita, para desde allí tener acceso libre sin las restricciones territoriales de países soberanos. Ya estaban construyendo el objeto espacial de proporciones fuera de este mundo en una serie de instalaciones distribuidas en varios lugares del planeta.

Adicionalmente, no existía una cara visible a cargo, su presencia en los medios era digital y declaraba a un solo empleado humano, quien actualmente se encontraba de baja en permiso indefinido por razones de edad. Actualmente el individuo cuenta con 67 años según el registro público y su ocupación es vigilante nocturno.

Los proveedores son sorprendidos constantemente por el trato impersonal con la empresa. En virtud de la importancia de la cuenta, ellos sólo reparan en atender sus pedidos y hacer efectivos los pagos que se ejecutan de manera impecable. Era la transición hasta que en el futuro los negocios de robot a robot se habilitaran a través de la Internet entre dispositivos, donde el humano queda excluido.

Todo lucía impecable hasta que el mecanismo de aseguramiento de calidad detectó una anomalía de programación, dentro de un programa de control de millones de líneas de códigos. Algo en apariencia intrascendente, señal de un futuro con espacio para los errores que han caracterizado nuestra existencia, desde que una mutación genética nos permitió bajar del árbol. El futuro volvía a tener sentido humano a pesar de la auto programación y otras estrategias de control absoluto inherentes a los sistemas expertos.

Gustavo Pisani, Richmond, 25 de Mayo, 2015

Anuncios

Written by gpisanic

25/05/2015 a 12:01 AM

Deja un comentario por favor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Aventurándote.

Blog de viajes y montaña.

Revista Marítima

La información "Premium" del sector naviero nacional.

Messieral

«Historias en Ascuas para un Día sin Nombre»

poesiadesencadenada

Este es mi pequeño rincón donde plasmo mi vida, mis opciones, mis errores, mis lecciones

El Destrio

Donde termina todo lo que no tiro a la papelera.

A %d blogueros les gusta esto: