Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

Esclavos en la oscuridad – La danza

leave a comment »

Continuación – Mundo artificial

Hiperciclotron adiabatico

Hiperciclotron adiabatico

Al quebrar el alba las unidades móviles en servicio se dirigen concertadamente hacia el extremo Sureste de la planta.  Alineadas de manera perfecta se acercan a las baterías instaladas en la pared del naciente, y proceden por medio de un mecanismo articulado a desconectar su tren motriz, adosarlo a la batería de la pared, la cual cobra vida y lo utiliza acto seguido para desconectarse de su sitio panel de carga y colocarse en posición. Su tarea inmediata es instalar a la batería exhausta en la celda que ha recién liberado para su recarga, en una secuencia de pasos hipnóticos. Así hasta completar el parque de unidades en ese intercambio de lugar para el próximo ciclo de exposición solar, en una maniobra de varios pasos que no compromete la estanqueidad del recinto. La pared se sustituye gradualmente batería a batería, al tiempo que las unidades con carga plena salen a cumplir su tarea asignada, en todas direcciones como insectos en una danza cibernética de una aterradora belleza inhumana.

La carga de la edificación se soporta en elementos estructurales de doble propósito, por cuyos perfiles circulan los fluidos destinados a los diversos procesos de manufactura. Desde agua de enfriamiento que corre por los tubos que sirven de columnas principales, hasta emulsiones para los procesos de corte por las cerchas y vigas armadas de perfiles ovales. Toda la instalación es de propósito múltiple. Sensores distribuidos transmiten continuamente la integridad del activo, capaces de activar los equipos de mantenimiento al instante.

El techo de la nave principal se encuentra a una altura de 10 pisos, capaces de alojar las estructuras monstruosas que se erigen sin descanso en esta despoblada ciudad artificial. Las grúas de pórtico, que se soportan salvando las luces que separan las columnas, son autómatas con funciones muy especializadas – como el resto de los equipos que danzan al ritmo de las soldaduras electrógenas, el zumbido de los cauchos sólidos y el rumor de las cadenas de transporte que mueven piezas por los aires en lo que semeja un matadero de alta tecnología – pero en sentido inverso.

Una nube de objetos conocidos como elementos de registro autónomo ligero, provee los sentidos del control central a cargo de todas las actividades que tienen lugar en este recinto de muerte blanca. Las imágenes, los datos, el sonido, temperatura y hasta la composición del aire, son capturados, procesados y transmitidos hacia el epicentro de la planta, donde se encuentra el punto neural. Un ente de inteligencia artificial con el exclusivo mandato de maximizar las ganancias de los recursos bajo su dominio.

De aquí salen los esclavos de la noche que seguirán construyendo fábricas similares en todo el mundo.

Mañana – El neologismo

Gustavo Pisani, RIchmond, 24 de Mayo, 2015

Anuncios

Written by gpisanic

23/05/2015 a 11:47 PM

Deja un comentario por favor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Aventurándote.

Blog de viajes y montaña.

Revista Marítima

La información "Premium" del sector marítimo internacional

Messieral

«Historias en Ascuas para un Día sin Nombre»

poesiadesencadenada

Este es mi pequeño rincón donde plasmo mi vida, mis opciones, mis errores, mis lecciones

El Destrio

Donde termina todo lo que no tiro a la papelera.

A %d blogueros les gusta esto: