Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

Guerra de Neuronas – Las dos caras del simio

with one comment

Continuación de la Emesis Solar

AbuelitaPero el enfrentamiento contra la bestia que antes nos amenazaba fuera de la cueva, se mudó a nuestro interior, donde ahora los contendientes que luchan por el control se enfrentan permanentemente.  Quién regirá al final de este punto en nuestra carrera evolutiva, está por verse, pero a la luz de las evidencias el raciocinio está cediendo bajo el peso de su propia complacencia. Una trampa de la que no hemos sido capaces de librarnos, civilización tras civilización.

El Sistema nervioso central rige el proceso cognoscitivo desde  su asiento en el cerebro, donde diversas regiones de su masa gris se ocupan de ciertas áreas de nuestra geografía corporal. La conexión a cargo de transmitir los mensajes, se extiende a lo largo del cuerpo como un internet del organismo que se encauza a lo largo de la espina dorsal hasta llegar al cerebelo, puerto de entrada de las señales captadas por cada sentido y órgano dispuesto al servicio de la conciencia, último fin del asiento del alma. La imaginación se desarrolló  como una refinación social para impresionar a nuestros similares, una especie de concurso de quién sueña más para quedarse con la mejor pareja del clan. Hay cosas que no han cambiado desde entonces.

Tareas abstractas como los planes para el amor y la guerra ocupan el tiempo de esas mentes en formación. La competencia no era simplemente comparar la fortaleza física o la agudeza de los sentidos para acechar y someter al otro. Era un acto de superación intelectual, donde el denominado miembro alfa de un grupo lograba imponer su parecer. De sus aciertos o fallas dependía ahora la seguridad del grupo – la figura del hombre de las cavernas en solitaria lucha por su vida contra los depredadores, ahora tenía aliados o enemigos dentro de su misma especie. La evolución añadió tareas inesperadas gracias al éxito de este pequeño simio de mirada inteligente.

Dos caras de esta especie se veían reflejadas en las aguas de la historia cada noche, cuando era necesario reparar el ingente esfuerzo mental del día. Un animal hábil en el manejo de los recursos impulsado por sus instintos frente a un animal político, miembro de clanes de conveniencia para preservar la especie bajo reglas que persiguen el poder. Una contradicción que se despierta en la oscuridad de esa cueva personal, cuando dejamos que la conciencia divague por los reinos salvajes de nuestro interior.

Gustavo Pisani, Richmond, Mayo 10, 2015

Próxima batallas -Mano a mano

Anuncios

Written by gpisanic

17/05/2015 a 2:00 PM

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Monos humanos en suma. Un saludo cordial j re

    Le gusta a 1 persona

    juan re crivello

    19/05/2015 at 12:18 PM


Deja un comentario por favor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Aventurándote.

Blog de viajes y montaña.

Revista Marítima

La información "Premium" del sector marítimo internacional

Messieral

«Historias en Ascuas para un Día sin Nombre»

poesiadesencadenada

Este es mi pequeño rincón donde plasmo mi vida, mis opciones, mis errores, mis lecciones

El Destrio

Donde termina todo lo que no tiro a la papelera.

A %d blogueros les gusta esto: