Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

with 2 comments

Continuación…

La casa mental

La casa mental

El Alemán

El adormecimiento de nuestra capacidad de reacción trajo consigo una serie de efectos que las generaciones del futuro adolecerán, y de las cuales algunas se perciben hoy en los miembros de la tercera edad. Los miembros del Baby Boom han sido los primeros en ser expuestos al uso extendido de la Epinefrina y al inicio de la época de mayor crecimiento y desarrollo social que la humanidad había conocido. Entonces nació el ocio, no había necesidad de sobrevivir con tiempo libre disponible.

Vamos aceleradamente hacia una nueva especie que pierde de la misma manera su percepción del entorno natural. La generación siguiente cada vez se diferencia en mayores aspectos de sus parientes, ampliando una brecha que expone a la pérdida del acervo cultural, eso que nos distingue de las otras especies.

La sustitución de la información por el conocimiento y la incorporación de la metadata como recurso adicional para manejar la ingente cantidad de datos, nos alejan cada vez más del mundo que nos rodea. Queremos deconstruir antes que comprender la racionalidad de la creación inicial, queremos explorar universos antes de asegurar que nuestro mundo sobreviva otro milenio.

Cuando el sucedáneo de la Adrenalina no logró el efecto deseado, las sociedades cayeron en un estado de adormecimiento generalizado. La pérdida de funciones cognoscitivas inducida por las redes sociales y la desconexión con los espacios naturales, aunada a condiciones artificiales de vida con una carga de estrés insoportable, nos arrastraron al próximo recodo del rio evolutivo. Nos esperaba la formación masiva de placas amiloides flotando en nuestro torrente de líquido raquídeo, arrastradas hasta carenar en los ventrículos cerebrales y ahogar bajo su textura pegajosa a la masa gris, y convertirla en una especie de dátil oscuro e inerte. Era la nueva forma de estar muerto en vida sin saberlo.

Se trata del Alzheimer, la última neuropatía endógena de la que nos vamos a enterar, y nos habíamos librado gracias a nuestros riñones, en su afán de estimular continuamente nuestro cerebro para la supervivencia. Cuál será el próximo salto evolutivo para compensar esta carencia?

Gustavo Pisani, Richmond, 9 de Mayo, 2015 o a los 29 años de unión con mi lectora favorita – Loly. Te amo.

Anuncios

Written by gpisanic

09/05/2015 a 12:01 AM

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. ¡Fantástico relato!

    Le gusta a 1 persona

    Gallen's Shadow

    10/05/2015 at 4:07 AM


Deja un comentario por favor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Aventurándote.

Blog de viajes y montaña.

Revista Marítima

La información "Premium" del sector marítimo internacional

Messieral

«Historias en Ascuas para un Día sin Nombre»

poesiadesencadenada

Este es mi pequeño rincón donde plasmo mi vida, mis opciones, mis errores, mis lecciones

El Destrio

Donde termina todo lo que no tiro a la papelera.

A %d blogueros les gusta esto: