Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

Imaginópolis

with one comment

Escaleras circulares

Escaleras circulares

Llegué temprano, sin pensarlo, acompañado solamente de los sonidos de mi corazón en lo que parecía un sueño imposible. Esto es inimaginable – pensé en voz baja, sin saber por qué.

Inimagínatelo, pues – me respondió la misma voz en tono burlón pero determinado. Era mi alter ego.

No era el momento de recular, luego de toda una vida esperando algo así, más o menos.

Como si se abriera una puerta existente, sonaron los goznes de aire con sonidos neumáticos capaces de despeinar a cualquier peatón cercano. El grito insolente siguió de manera interminable los primeros ajustes, mientras se hacía infinita la apertura de algo que ya estaba abierto. Era sólo un trámite como otros tantos que me esperaban a lo largo de esta nación sin fronteras, sin nacionales, ni divisa. Todo estaba en la mente.

Sin dejar de lado el concierto de un tono único, inicié el camino infinito de felicidad que me esperaba en este lugar del cual salí hacia el mundo hace ya mi edad, ni un día más ni uno menos. Tal y como lo imaginaba, las sensaciones de colores pasteles y melodías de terciopelo, acariciaban mis sentidos fatigados en cuya reacción resumí el sentido de dejar el camino finalmente y echarme, fatigado pero contento, abrumado pero satisfecho.

La primera parada, luego de la entrada interminable, ocurrió apenas a un suspiro de exclamación ante el bosque de estatuas vivientes las cuales bailaban sin tocarse, aparentemente en ausencia de ritmos. Al caminar cerca de ellas pude escuchar levemente que cada una emitía su propia pieza musical según el estado de ánimo. Se acercaban simbólicamente, para hacerse compañía durante cada baile. Seguí adelante sin molestar, hasta que me atendió alguien que semejaba estar a cargo. Al menos lucía algo parecido a un uniforme de color formal y un gesto leve en su cara.

Sin ver la lista en la carpeta, dijo mi nombre de una manera muy familiar, incluso comentó en tono afirmativo – te estábamos esperando.

Me indicó con un gesto de su cabeza que le siguiera y partimos en fila hacia un horizonte muy cercano, al cabo del cual seguimos hacia tantos otros que no soy capaz de contarlos hoy día. Sencillamente se sucedían de manera interminable, con tonalidades muy diferentes dentro de su propia gama de colores. Tanto caminamos que perdí la noción del tiempo, mi reloj no funcionaba desde siempre; nunca creí en esos palitos que dan vueltas dentro de una pequeña pecera atada a nuestra muñeca y de los cuales somos esclavos. No era lo único que nos sometía sin misericordia – otros implementos se quedaron en el camino que me trajo acá y no quiero acordarme de ellos.

Cuando pensé que estábamos llegando, lo hicimos, exactamente al mismo punto del cual partimos hace nada. Con los brazos en jarras, me quedé esperando la próxima sorpresa, hasta que comprendí lo que era necesario entender al llegar a este sitio.

Que la vida es un viaje.

Gustavo Pisani, 15 de Marzo, 2015

Anuncios

Written by gpisanic

15/03/2015 a 5:40 PM

Publicado en Historias del pasado

Tagged with , , , , , ,

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. La vida y la muerte son viajes que tienen su final en el mismo punto del que partimos. Son viajes circulares en un universo esférico y en una existencia comprendida dentro de la esfera de la creación.

    Le gusta a 1 persona

    jumanper

    16/03/2015 at 12:20 AM


Deja un comentario por favor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Aventurándote.

Blog de viajes y montaña.

Revista Marítima

La información "Premium" del sector marítimo internacional

Messieral

«Historias en Ascuas para un Día sin Nombre»

poesiadesencadenada

Este es mi pequeño rincón donde plasmo mi vida, mis opciones, mis errores, mis lecciones

El Destrio

Donde termina todo lo que no tiro a la papelera.

A %d blogueros les gusta esto: