Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

Mancha rebelde en Caracas

with 7 comments

Alquimia

Alquimia indeseada

Era el año era 1992 y el ambiente de esta Capital era infeliz, la ciudad se encontraba en una situación deleznable debido a la aparición de residuos impregnados al pavimento, los cuales se denominaron por su color e impertinencia – manchas negras. Eran viscosas, malolientes y se adherían con un empeño admirable.

Surgían de los lugares menos previstos a lo largo de todo el valle, y su red de modernas autopistas y distribuidores, desde la Avenida Francisco Fajardo hasta la Autopista de La Guaira, y desde Catia, hasta Petare. Sus habitantes no podían evitar el estupor de la degradación a la que esta hermosa ciudad era sometida de manera inclemente con efectos bochornosos. Era como si una plaga hubiera sido enviada contra esta sociedad feliz e indiferente.

La respuesta del gobierno resultó inadecuada, no lograba contener, remover o identificar los componentes de esta peste vial. Su recurrencia era tanto sospechosa como enervante. El pánico se filtró entre los conductores y los accidentes, relacionados o no, se multiplicaron creando un caos mayor al que usualmente se presentaba en la hora pico.

Se convocaron las mentes más brillantes del país, científicos, ingenieros y en general, el talento venezolano se volcó al tratamiento del problema que no dejaba de expandirse. Se organizaron eventos internacionales, se establecieron mesas de trabajo, comisiones, juntas y demás entidades encargadas de discutir el problema, pero incapaces de resolverlo. Se editaron obras completas y aparecieron, como de costumbre, los expertos en manchas negras, quienes coparon los medios y los programas de opinión, tan dados a generar las matrices del público. Hablaban con determinación utilizando términos desconocidos que restregaban en la cara de la audiencia. Las universidades y los centros de investigación establecieron laboratorios y experimentos dedicados a recrear las condiciones. Se construyeron equipos para limpiar, analizar y disponer los residuos pestilentes. El Ministerio de Transporte se volcó totalmente a este propósito, y no había discusión en el país que no derivara hacia este tema. Hasta el Congreso y las Fuerzas Armadas se dedicaron a su análisis.

De manera previsible las discusiones bizantinas llenaron los bares, iglesias, escuelas y universidades, todos hablando del mismo tema, con una elocuencia admirable. Si apenas sirviera para entender la situación– pero no sucedió nada parecido. Se compusieron gaitas, se escribieron novelas y los chistes se multiplicaron tanto como las manchas. La gente celebró la ocurrencia sin llegar a percibir la gravedad del asunto. La indiferencia se hizo cómplice.

Pasaron los meses, los años y de la misma manera que apareció el problema, se desvaneció sin haber sido resuelto. Como por un milagro.

A partir de ese momento, se abandonó el tema en esta sociedad desmemoriada. La normalidad volvió como si nada hubiera pasado y nadie más, nunca jamás, se refirió al pasado.

Un par de años más tarde la mancha apareció de nuevo sin aviso – porque no había sido removida, sólo cambió de lugar – ahora se encuentra en el alma de los venezolanos quienes todavía hoy no sabemos cómo lidiar con esa condición que tiñó la decencia y la esperanza desde entonces.

Hasta que nos decidamos a eliminar nuestras manchas del pasado.

Gustavo, Abril 30. 2014

====—English follows—=====

The year was 1992 and the atmosphere of this capital was unhappy, the city was in a despicable situation due to the appearance of waste on the pavement, which is named for its color and impertinence – black spots. They were slimy , smelly and are adhered with an admirable endeavor.

Arising from the least expected places along the valley, and its network of modern highways and distributors, from Avenida Autopista Francisco Fajardo to La Guaira , and from Catia until Petare. People did not prevent the stupor of degradation to which this beautiful city was subjected to embarrassing effects. It was as if a plague had been sent against this happy and indifferent society.

The government’s response was inadequate, failed to contain, remove or identify the components of this vial plague. Its recurrence was somewhat suspicious as unnerving. Panic filtered between drivers and accidents, whether or not related, multiplied by creating more chaos than usually presented in the peak hour .

The brightest minds in the country, scientists, engineers were called and in general, the Venezuelan talent was drawn to the treatment of the problem which continued to expand. International events were organized workshops, commissions, boards and other entities to discuss the problem, but unable to solve it. Complete works were published and were, as usual, the black dots experts showed up in the media and talk shows, so given to generate opinion trends of the public. They spoke with determination using unfamiliar terms that rubbed on the face of the audience. Universities and research centers established laboratories and experiments dedicated to recreate the conditions. Equipment cleaning, analyzing and arranging the stinking waste were used. The Ministry of Transport was fully turned to this purpose, and there was no discussion in the country that does not drift into the topic. Even Congress and the Armed Forces were devoted to analysis.

Predictably Byzantine discussions filled bars, churches, schools and universities, all talking about the same topic, with admirable eloquence. If only serve to understand the situation, but nothing happened like that. Popular songs were composed, wrote novels and jokes multiplied as much as stains. People celebrated the occurrence without perceiving the seriousness of the matter. Indifference was an accomplice.

Months passed, years and in the same way that the problem appeared, it vanished without being settled. As a miracle.

From that moment , the issue was dropped in this forgetful society. Normality returned as if nothing had happened and no one else, ever again, referred to the past.

A couple of years later the stain reappeared without warning – that had not been removed, only changed places – now in the soul of Venezuelans who still do not know how to deal with the condition that stained decency and hope ever since.

Until we decide to defintively remove stains of our past.

Gustavo

Anuncios

Written by gpisanic

30/04/2014 a 12:01 AM

7 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Reblogueó esto en Ultimate Wanker Press.

    Me gusta

    hljorge

    17/05/2014 at 7:26 AM

  2. Hola Gustavo, disculpa que a veces se me ha hecho dicifil por el tiempo, enviarte mis comentarios, yo tambien comparto la misma idea de que me mantuviste a la expectativa haste el final, relato grandioso . . . muy buena la comparacion de como la mancha negra paso a nuestras almas, no se que decirte, a veces tengo esperanza de que podamos recuperarnos, otras veces, honestamente no. Un abrazo. Graciela

    Me gusta

    Graciela

    07/05/2014 at 8:40 AM

  3. Me gusto mucho Gustavo, me mantuviste a la expectativa todo el tiempo del relato. Ojala podamos, ojala lo logremos, porque la mancha crece y no es buena, pero hay un despertar, en el 92 no habia este despertar, la mancha cambiara de color, no la ignoraremos, no se desaparecera sola, cambiara de color con nosotros mismos y nuestro empeño en hacerlo bien y en hacer el bien.
    Saludos,
    myladydha
    estupalabra.wordpress.com

    Me gusta

    myladydha

    30/04/2014 at 2:13 AM


Deja un comentario por favor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El sabañon

Blog del director de cine y escritor argentino (nacido en Buenos Aires, Lanús) Adrián Gastón Fares.

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

elamorquenuncafue

MI HiSTORIA EN BLOGS🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋

EL CORTO TIEMPO DE LAS CEREZAS

Una novela de Manuel Cerdà

Venezolana con Paciencia.

"La mente que se abre a una nueva idea, jamás volverá a su tamaño original" Albert Einstein.

Barroco Barraco

by Muhammadcriollo

HIJXS . VOCES

Rescate y recopilación de memoria intergeneracional en la Web.

pruebaconana

PRUEBA CON ANA ESTA CREADO PARA PROMOCIONAR PRODUCTOS,EMPRESAS,TIENDAS,BASADAS EN LA OPINION DE UNA MAMA DEJANDO RESEÑAS Y POST INFORMATIVOS. SI QUIERES QUE PROMOCIONE TUS PRODUCTOS ,TIENDA,O SERVICIOS CONTACTA COMMIGO EN : ANASOBE@HOTMAIL.COM

A %d blogueros les gusta esto: