Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

Memorias heréticas – Parte IV

leave a comment »

La historia descubierta

Cementerio de votos

El poder electoral venezolano ha sido la mayor burla a la voluntad popular que se haya podido articular en democracia o régimen alguno – salvando aquellos donde en todas las elecciones eternamente resultan en un 100% a favor del sátrapa correspondiente. Al menos en ese particular, se han tomado el trabajo de maquillar las cifras – sin llegar a arriesgar los resultados que tiñen de democracia a esta farsa.

Primero se violó el sagrado derecho del voto secreto. A partir del intento del año 2004 de establecer un referéndum revocatorio, se logró mediante una decisión de la Corte Suprema de dudosa legalidad, que los solicitantes debían identificarse en su totalidad para convocar el acto previsto en la Constitución. Nadie nunca dijo nada de la obligación de identificarse. Mediante la pérdida del secreto electoral, unido a la destrucción de las fuentes de trabajo por la vía expresa de expropiaciones, ocupaciones forzosas o simple despojo oficial, el ciudadano quedaba limitado para expresar cualquier opinión contraria al régimen, que seguramente ahora era su empleador.

Luego se eliminó la integridad del proceso de conteo, mediante la implementación de máquinas totalizadoras de votos, los cuales a partir de ese momento eran virtuales – el voto electrónico. Al principio, mientras el régimen desarrollaba su experticia en manipulación de la expresión popular, el despojo se basó en cambiar el resultado vulgarmente. Asignaron los votos de una opción del referéndum a la otra. Así de simple.

Para cuando la observación internacional exigió auditorias y presencia, los métodos se fueron refinando. Hoy día, se trata de un proceso de votos, con monitoreo en tiempo real y en línea por el régimen que cuenta con comandos abusivos en el uso de los recursos públicos para movilizar votantes a destajo, forzados o inexistentes, en la medida que los resultados no le convienen. Los mecanismos de sometimiento a la población tienen que ver con los diferentes canales utilizados para dispensar dádivas o garantizar empleos u ocupaciones temporales, las cuales se pagan en votos, presencia en marchas oficiales o cualquier actividad proselitista en reacción a las iniciativas dela oposición. La maquinaria del estado – que pagan los contribuyentes al servicio del partido.

El delito electoral reside en la movilización de votos forzados y la pérdida del anonimato, basado en el monitoreo por parte del régimen de los resultados a medida que se van acumulando en las máquinas de votación. Durante el último circo electoral se conoció de ciudadanos que fueron virtualmente arrastrados a los centros de votación, bajo fuerza y amenaza de removerlos de las listas oficiales de beneficiarios de los planes de asistencia, los cuales se convierten en mecanismos de acoso y sometimiento.

El proceso de conteo es auditable, el proceso de extorsión no lo es. Y bajo la presencia de observadores representantes del grupo de naciones mendicantes, es poco lo que puede esperarse en un informe imparcial. Apenas la Unión Europea logró discernir algunos de los abusos declarados en este último espectáculo de votos forzados.

Sin oportunidad de expresar la voluntad de la mayoría, no hay mecanismos de entendimiento y la expresión salvaje así lo demuestra.

Gustavo, Abril 11, 2014 – Mañana – El cadalso legislativo

Anuncios

Written by gpisanic

11/04/2014 a 6:01 AM

Deja un comentario por favor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Aventurándote.

Blog de viajes y montaña.

Revista Marítima

La información "Premium" del sector naviero nacional.

Messieral

«Historias en Ascuas para un Día sin Nombre»

poesiadesencadenada

Este es mi pequeño rincón donde plasmo mi vida, mis opciones, mis errores, mis lecciones

El Destrio

Donde termina todo lo que no tiro a la papelera.

A %d blogueros les gusta esto: