Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

El araguaney secuestrado

leave a comment »

De raíz

Con mi bignoiácea no te metas

Primero se perdió el respeto, luego los derechos humanos y la vida no valía más que el asesino de turno. De manera gradual y grotesca se fue perdiendo la civilidad que nos permitió convivir sin el odio como excusa. Hasta que la violencia fue la norma.

Parecía que la costumbre se impuso hasta que se metieron con lo más delicado de una sociedad que es la juventud. Entonces la reserva moral se vistió de protesta y salió a dejar la vida frente a la injusticia que se la venía robando de todas formas. Y es cuando la gente entendió que ese odio venía de afuera mientras en casa – como de costumbre – podíamos entendernos.

Cuando los matones trataron de llevarse el último araguaney – acostumbrados a tomar por la fuerza lo que no les corresponde – no lograron atemorizar a la turba que sólo exigía su derecho. Era la dignidad endógena, esa que puede más que las balas colectivas.

Gustavo, Febrero 25, 2014

Anuncios

Written by gpisanic

25/02/2014 a 12:01 AM

Deja un comentario por favor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Aventurándote.

Blog de viajes y montaña.

Revista Marítima

La información "Premium" del sector naviero nacional.

Messieral

«Historias en Ascuas para un Día sin Nombre»

poesiadesencadenada

Este es mi pequeño rincón donde plasmo mi vida, mis opciones, mis errores, mis lecciones

El Destrio

Donde termina todo lo que no tiro a la papelera.

A %d blogueros les gusta esto: