Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

Omero el descubridor de continentes

with 2 comments

El abuelo

El abuelo

El Continente.

Existe un continente que no aparece en los mapas, cuya historia es tan larga como la de la humanidad y se extiende por todo el planeta. Mi abuelo Omero – porque siempre hay un abuelo o abuela que abrió la brecha – lo descubrió y sus habitantes somos cada uno de los inmigrantes que hemos dejado atrás nuestro lugar de nacimiento en busca de un futuro mejor.

Lo hizo a finales del siglo XVIII cuando llegó a Guayana, en esa Venezuela mágica, y se trajo consigo el mediterráneo completo en su maleta empacada en Italia. Qué otra cosa podías esperar de alguien con ese nombre. Nos dejó lo más importante – la familia – y un continente nuevo para la geografía.

En ese lugar aprendimos a recibir a quien viene de otro lugar, determinado a evolucionar, a pesar de las dificultades épicas que  lo rodean durante toda la travesía. Cuando nos convertimos en ciudadanos de esa patria móvil capaz de adoptarnos en nuestra misión de vida, entendimos mejor la naturaleza humana en su esencia transformadora y su afán evolutivo.

 

La aventura.

Media vida me tomó llegar a formar parte de esa nación virtual la cual conocía y me era familiar, y recuerdo como si fuera hoy cada instante de la aventura.

Los preparativos resultan siempre atropellados a pesar de toda la previsión, porque durante esta fase descubres que hay algo que se hace presente y nos acompaña a partir de ese momento y para siempre en tu nueva condición – la incertidumbre. Ese podría ser el nombre del continente viajero pero a la final es la determinación de seguir adelante la que generalmente gana. Esa incertidumbre de depender de otros para muchas cosas que dabas por asumidas – la nacionalidad, la residencia y tus derechos humanos, entre otros de los elementos de una lista que uno lleva prendida en la cabeza. Sorpresas similares te esperan a lo largo del nuevo camino.

Y cuando descubres el contraste entre tus valores y los de la sociedad adonde deseas integrarte para seguir adelante, entiendes la importancia de los fundamentos sobre los cuales construiste tus valores, tu vida. Se necesita lo mejor de ti para salir adelante en otro lugar donde eres un ave rara. Se espera el menor error para señalar tus faltas y tu vida comienza de nuevo a partir de cada mudanza. Qué llevas en tu maleta?

Jamás sabrás lo que necesitas para emigrar hasta que te atrevas a dar el primer paso.

 

Gentilicio.

Llevamos nuestro gentilicio encima y donde hacemos hogar hacemos patria, lo que convierte la frontera de esta nación el lugar del próximo destino. Nuestros valores se nutren de lo mejor que acumulamos en esta aventura y lo pasamos a las generaciones que formamos en esos lugares nuevos, establecidos originalmente con paisanos nuestros hace tantos siglos. Las fronteras llegaron más tarde para cerrarle el paso a la competencia.

Omero no solo descubrió ese continente, lo pobló y unas generaciones más tarde, seguimos ese camino estableciendo su presencia en lugares lejanos, de donde seguramente saldrán sus descendientes en pos de ese futuro mejor al que la humanidad tiene derecho.

 

Amor.

No puedo concebir una manifestación de amor tan exigente y auténtica como la del inmigrante. Porque cuando llegamos a hacer vida estamos ampliando nuestra nación y como a la familia, el primer amor es de la patria.

Hoy es oportuno participar en la discusión acerca de nuestro continente y la declaración del año de la Juventud a partir del 12 de Mayo, 2013 – durante el cual la inmigración juvenil será un tema relevante.

Dejando atrás todas las adversidades, la pérdida de memorias, familiares y amistades, la falta de noticias o las malas noticias, los fracasos – que parecen magnificarse desde la distancia – y el avance social, no creo necesario recorrer un camino conocido para entender las razones que nos llevan a cambiar de país y dejar atrás todo para asegurar una vida mejor.

Nuestros ancestros lo sabían cuando bajaron del árbol para seguir adelante sobre las dificultades de su existencia precaria hace millones de años. Lucy nos enseñó el camino, con su paso inestable pero determinado de la humanidad que hoy sigue su rastro.

 

Gustavo Enrique Pisani

Houston, Agosto 18, 2013

Anuncios

Written by gpisanic

18/08/2013 a 7:53 PM

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. […] El Continente que fundó mi abuelo Omero […]

    Me gusta

  2. Fabuloso como todo lo que escribes siempre. Brujita

    Me gusta

    Loly mella

    19/08/2013 at 1:12 AM


Deja un comentario por favor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reiki Y Otras Técnicas

Ámate a ti mismo

vam8os

La Vuelta al Mundo en 80 Sueños, un ambicioso proyecto viajando por todo el planeta para estudiar el modo en que el ser humano, a pesar de las circunstancias, sueña en busca de la felicidad. #fotografía #documental #investigación #artículos #voluntariados

Crónicas de un Guardia de Seguridad

Relatos de romper noche en un puesto de vigilancia con poca supervisión

Mis Americas

Blog dedicado a todas las almas viajeras y desaprendidas de Latinoamerica.

Aventurándote.

Blog de viajes y montaña.

Revista Marítima

La información "Premium" del sector marítimo internacional

Messieral

«Historias en Ascuas para un Día sin Nombre»

A %d blogueros les gusta esto: