Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

La despedida

leave a comment »

Llegué con la acostumbrada previsión, ya mi madre lo había anticipado: vas a sufrir en la vida por ser tan puntual. Pero quién quiere llegar a tiempo luego de conducir lo que serán las últimas millas de tu existencia. Esta ruta la he recorrido con religiosa vocación durante las últimas décadas, pero me temo que hoy el paisaje tiene un sabor a despedida. El pavimento mantiene un dialogo mudo con este conductor impenitente, listo para escuchar el diagnóstico impostergable. Sin quitar la vista de la carretera coloco una marcha acorde a la circunstancia y bajo su tiempo postrero me reciben en este recinto de recuperación y esperanza. Las miradas perdidas son suficientes para entender que he llegado al final del camino. Me bajo con parsimonia sin mirar hacia atrás, donde mi fiel compañero ha sido desahuciado hacia un desguace seguro.

Anuncios

Written by gpisanic

04/10/2012 a 12:01 AM

Publicado en Vidas y pasiones

Tagged with ,

Deja un comentario por favor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Aventurándote.

Blog de viajes y montaña.

Revista Marítima

La información "Premium" del sector marítimo internacional

Messieral

«Historias en Ascuas para un Día sin Nombre»

poesiadesencadenada

Este es mi pequeño rincón donde plasmo mi vida, mis opciones, mis errores, mis lecciones

El Destrio

Donde termina todo lo que no tiro a la papelera.

A %d blogueros les gusta esto: