Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

Los túneles blancos – La ventisca

with one comment

El paisaje de la nueva era

La ventisca arreció sin el aviso que normalmente precede a las grandes tormentas en esta época cuando la comunicación se encarga de colocarnos a todos sobre aviso. Llegó inocente como una tardía tormenta de nieve ligera, justo antes de la primavera tan esperada. Nadie pudo saber que esa tarde de Febrero se había iniciado otra glaciación.

Las primeras horas resultaron como era de esperar, de un tedio calculado bajo la seguridad de los hogares, mientras la esperanza de disfrutar el próximo verano se iba desvaneciendo, como el paisaje bajo ese velo blanco que nivelaba montañas y valles alrededor de este pueblo del medio de la nada. El silencio ganaba terreno en estas almas desamparadas del clima.

Pero luego de las horas, y luego de los días, el pronóstico concluyó que la perturbación meteorológica se hizo permanente sobre esta amplia región de la Unión. Algo inusitado para la historia reciente de esta ciencia de las nubes, pero nada de extrañar cuando se revisa la historia de la tierra. Era el inicio de una nueva forma de vida, la cual habíamos dejado atrás hacía muchas generaciones.

Los habitantes se organizaron de la mejor manera posible, de acuerdo a su cultura emprendedora y con la ayuda de los organismos,congregaciones y autoridades, acudieron entusiasmados en auxilio de los más desamparados yafectados por el rigor de la naturaleza. Muy pronto los esfuerzos de limpiar las vías o de restablecer la vida normal, resultaron infructuosos. Y la gente comenzó a preocuparse ante la posibilidad de perder lo que era una existencia normal y sus comodidades, a las que estaban acostumbradas hasta ese momento.

La energía, las comunicaciones y los servicios básicos resultaron afectados bajo la nieve que no cesaba de caer como una cortina nívea de dimensiones infinitas. La ausencia de color era un fenómeno inusitado, por que al cabo de los días no había contraste en el paisaje y la visión perdía las referencias cromáticas antes de lo previsto. Era otro efecto desconcertante en medio de la estepa que lentamente envolvía a todos por igual. Una somnolencia crónica ganaba terreno en las mentes ateridas y aterradas.

Las casas apenas lograban identificarse por el escape de las chimeneas, cuyo tiro se condensaba como una pluma sobre esas masas congeladas que contenían familias enteras. El azote de la ventisca variaba de intensidad, pero nunca descansaba ni ofrecía tregua al pueblo y a sus alrededores. Era como una plaga termodinámica en una manifestación extrema.

La orden de evacuación no fue necesaria, la gente se desplazó desesperada hacia los lugares de concentración establecidos para las catástrofes, y ésta era una de las peores que se puedan recordar. Lentamente, envueltos como podían en sus trapos multicolores, llegaban con la misma cara de extrañeza y sus pocas pertenencias de emergencia y mascotas a cuestas, a compartir el calor y la sorpresa.

El espacio personal se había pulverizado ante lo grave de la situación.

Sigue con …./.. Subsistencia..

Anuncios

Written by gpisanic

17/02/2011 a 1:01 AM

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Espero ansioso el derretimiento de la trama, o su desenlace final, lo que ocurra primero.

    Me gusta

    KARIM

    17/02/2011 at 12:10 PM


Deja un comentario por favor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Aventurándote.

Blog de viajes y montaña.

Revista Marítima

La información "Premium" del sector naviero nacional.

Messieral

«Historias en Ascuas para un Día sin Nombre»

poesiadesencadenada

Este es mi pequeño rincón donde plasmo mi vida, mis opciones, mis errores, mis lecciones

El Destrio

Donde termina todo lo que no tiro a la papelera.

A %d blogueros les gusta esto: