Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

Carta a Anatolia

leave a comment »

Nowata, 14 de Febrero, 2011

Querida Anatolia;

Inmerso en esta soledad capaz de congelar la estepa infinita donde resido, te escribo mis pensamientos más cálidos para descongelar nuestra relación. Desde que nos despedimos hace ya varias décadas, no he sabido de ti y he comenzado realmente a preocuparme un poco.

Recuerdo tu mirada vidriosa, con reflejos del cristal de bohemia de la lámpara, en la sala donde nos encontramos para comer. Guardo en mis imágenes sublimes, tus manos delicadas, donde destacaban las marcas de la preparación del menú único e irrepetible, según tus propias palabras. Y no olvidaré jamás, ese aroma que te envolvía, capaz de imponerse sobre los vapores que descendían de la mesa. Todavía lo tengo presente como una marca indeleble en el sentido del olfato, del cual quedó prendado para la posteridad. Pienso llevarlo conmigo para la próxima vida.

Será que dije algo inadecuado? O quizás no te gustó la mirada que te dirigí durante la cena, a la cual me invitaste en ese auspicioso encuentro inicial? Por cierto, nunca alcancé a preguntarte cuál era el ingrediente del plato principal del menú.

Pero no dejemos ahora, que la conversación inacabada se desvíe y termine enmarañada igual a tu copiosa melena, donde me confesaste que residen tus mascotas más preciadas, según puedo recordar bien en medio de los sopores presentes a mi alrededor en ese instante mágico. Quiero declararte este amor imposible con la inocente esperanza que no siga quemando mis entrañas, las cuales no han reposado desde esa velada oculta ya en la memoria del tiempo.

He acudido a toda clase de ayuda para superar esta desazón, la cual me ha llevado al punto de desear nada diferente al cese de mi existencia, como solución a esta tortura que se implantó en mi alma desde esa fecha en la cual nos sentamos juntos. Apenas ayer acudí como medida desesperada, a un especialista en el sistema digestivo con especialización en desórdenes sicosomáticos, graduado en una institución muy conocida allá en el lejano oriente. Basado en su recomendación, tengo una especial petición para ti.

Por todo el amor que nunca te confesé, por las letras de sangre que he dejado de escribirte para guardar mi plasma en su función hemostática y mantenga a esta víctima de tu hechizo latiendo en su estado desahuciado, por cada respiración que me ha robado el aliento pronunciando tu nombre cada segundo de mi atormentada vida, y que pienso grabar en mi mortaja para no olvidarlo jamás y por lo que no pudo ser y por lo visto nunca podrá serlo; por lo que más quieras respóndeme esta simple pregunta la cual no ha dejado de cercar mi mente desde esa velada, herrada a fuego en mi interioridad:

¿Qué le echaste a la sopa?

Todo tuyo, de un reflujo permanente y ardiente,

Gustavo

Anuncios

Written by gpisanic

17/01/2011 a 1:01 AM

Publicado en Epistolar

Tagged with , , , ,

Deja un comentario por favor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reiki Y Otras Técnicas

Ámate a ti mismo

vam8os

La Vuelta al Mundo en 80 Sueños, un ambicioso proyecto viajando por todo el planeta para estudiar el modo en que el ser humano, a pesar de las circunstancias, sueña en busca de la felicidad. #fotografía #documental #investigación #artículos #voluntariados

Crónicas de un Guardia de Seguridad

Relatos de romper noche en un puesto de vigilancia con poca supervisión

Mis Americas

Blog dedicado a todas las almas viajeras y desaprendidas de Latinoamerica.

Aventurándote.

Blog de viajes y montaña.

Revista Marítima

La información "Premium" del sector marítimo internacional

Messieral

«Historias en Ascuas para un Día sin Nombre»

A %d blogueros les gusta esto: