Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

La gloria del café

with one comment

Quiero un cortado

Mis memorias gastronómicas están teñidas de sepia, con montañas de café molido que van develando una ruta de sabores, de la cual se han colado todas las infusiones de mi vida y cuya lectura augura una existencia auspiciosa.

Se inician sin falta en un desayuno. Estoy ante una mesa, con el ánimo elevado de la familia, toda sonrisas y acompasados en el rito temprano del disfrute de la mejor comida de la jornada.

Todo lo tengo hoy a mi alcance sensorial, gracias a esta imaginación bromatológica que me he empeñado en reforzar durante los últimos 54 años. Escucho el tintinear de la vajilla y los vasos, mientras se ordenan los puestos, con los metales de la cubertería aportando al mejor estilo de Dudamel a este concierto matinal. Los aromas de las arepas con mantequilla y queso rayado, tan blanco como la leche que se vierte sobre las tazas frente a mi plato, en esta esquina de la mesa, me traen a la vida luego de una larga noche.

Como espectador tras esa neblina que contiene la experiencia en mi recuerdo, me encuentro al café con leche, espumoso en espera del tributo digno de su elevada gloria.

La preparación tiene su tempo, como todo arte y quién duda que tomarse esta ofrenda no lo es?

Cada grano de azúcar refleja el sol recién salido para iluminar la cara de este púber, atribulado en reproducir las virtudes de la infusión tal y como me han sido entregadas. Una, dos y las vueltas que ahogan a cada uno de esos cristales camino al fondo. La pequeña cuchara toca el borde del envase con una sonoridad que ilumina el comedor, y el resto de la vida que me espera, dos delicados golpes aportan el toque necesario para tomar el camino de la degustación. Coloco el instrumento del sabor en el platillo y me asomo animado, a esa mesa que es el reflejo de mi familia hoy y siempre. Mis ojos brillan de felicidad.

Entonces me preparo conscientemente a disfrutar de esos sabores eternos del hogar, que programan la mente para el amor más importante de la vida, el único que facilita compartir las cosas buenas de una mesa, ni por su cantidad ni por cualquier medida material, sino por su pasión.

Lo mejor se deja para lo último, cuando un bollo de pan se sumerge cuidadosamente, en ese mar caqui, para ser disfrutado con la misma fruición a partir del primer encuentro. La marca de la casa en mis costumbres más arraigadas.

A partir de entonces recorrí el mundo en pos del café ideal, esponjoso, sonoro y amable. Los he probado con la textura del terciopelo, la esencia de la tierra y la pasión infinita de la plantación donde crece. Su tinte me ha marcado el alma, la herencia que compite con otras tradiciones que llevo conmigo adonde me encuentre.

Cada establecimiento dedicado a esta infusión, debería disponer de una estatua dedicada al personaje clave de su historia : La cabra.

De no ser por su voracidad supina quizás no tendríamos este regalo de la cafeína, envuelto en su grano primoroso listo para ser tostado y brindar lo mejor de su esencia.

Anuncios

Written by gpisanic

10/01/2011 a 1:01 AM

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Sabores y aromas originarios autorrealizados. Creo que esos aromas y sabores de nuestro mejor cafe, el de nuestra infancia y juventud primera, saben o sospechan su realeza, creo que en principio bien que se hicieron comer por las cabras, seguramente haciendo uso de su natural seducciòn, que condesan y emanan, en ese juego sabio de combinar las posiones del reino que dominan, bien porque ya conocian su destino o por simple mandato de la tierra, se convertieron en un emisario mayor, en el maestro de ceremonia de toda esa atmosfera que rodea a la familia unida en una buena mesa, lo acojedor se hizo entonces como la luz en el genesis, pero en forma de una niebla iluminada que con su rapor y aromas, envuelve las almas de los comesales, para sellar definitivamente los lazos que los unen, en forma de una huella en la memoria, que se legara de genraciòn en generaciòn , bajo el mismo manto de niebla sublimada, que alguna vez crubrio la tierra en su genesis, cuando solo el espiritu de Dios la habitaba, asi de antigua y sabia es, y por eso atiza nuestro fuego interno , trepandose traviesa desde lo mejor de nosotros mismos, hasta lo inexplicable, donde nuestra mente divaga, delira y se recrea, mientras rasgamos el velo de lo absoluto, para asomarnos por segundos a la eternidad, mientras soplamos las tinieblas del abismo, para hacer que aflore la luz, esa idea, esa reflexiòn, esa soluciòn que solo al calor de un buen cafe nos puede revelar, sorprendiendonos con un advenimiento matutino, que viene a recordarnos con su calor y aromas, que jamas estaremos solos.

    Me gusta

    KARIM

    12/01/2011 at 9:16 AM


Deja un comentario por favor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reiki Y Otras Técnicas

Ámate a ti mismo

vam8os

La Vuelta al Mundo en 80 Sueños, un ambicioso proyecto viajando por todo el planeta para estudiar el modo en que el ser humano, a pesar de las circunstancias, sueña en busca de la felicidad. #fotografía #documental #investigación #artículos #voluntariados

Crónicas de un Guardia de Seguridad

Relatos de romper noche en un puesto de vigilancia con poca supervisión

Mis Americas

Blog dedicado a todas las almas viajeras y desaprendidas de Latinoamerica.

Aventurándote.

Blog de viajes y montaña.

Revista Marítima

La información "Premium" del sector marítimo internacional

Messieral

«Historias en Ascuas para un Día sin Nombre»

A %d blogueros les gusta esto: