Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

Amores Vikingos – zarpe o no zarpe

leave a comment »

Durante largos meses mi muela del juicio se encontraba enviando mensajes fuertes e intermitentes desde el fondo de la cavidad bucal, los cuales me resistía a interpretar como un asunto personal, tratando inútilmente de negar esa tortuosa realidad debido a su palpitante impaciencia. Las excusas se sucedían una tras otra, en variedad y cantidad digna de una antología, hasta que por obra de la naturaleza mientras disfrutaba un delicioso helado recibí una comunicación clara y directa que no aceptaba dilación. El dolor estaba allí, sólo le daba largas.

De modo que sin otra alternativa capaz de postergar para siempre el encuentro con la justicia dental, me hice del valor que aún disponía en alguna de las bóvedas del banco de la resistencia personal y solicité una cita con la Doctora María, quien era recomendada de manera unánime por amigos comunes a ambos. Su capacidad era reconocida hasta por aquellos renuentes que evitan hasta el extremo el encuentro con la silla del dentista.

Reservé la cita para esta consulta inevitable y a partir de la llamada telefónica, los días se hicieron más rápidos que de costumbre. Sin embargo debo decir que el ánimo jamás decayó, hasta el preciso momento cuando salí a enfrentarme cara a cara con la dura verdad que tenía rostro de mujer.

Entonces caí en terrible cuenta que no había lugar para más excusas, incapaces de mantener alejada a la muela de su verdugo. Se trataba de una sentencia dictada que sólo esperaba la fecha de su ejecución.

Llegado el gran día acudí a la cita sin mayor esperanza que la ofrecida por parte de la profunda creencia religiosa que me acompaña en los momentos más exigidos. La devoción era del tamaño de la conveniencia.

Mientras las oraciones y los ruegos se hacían insuficientes, veo con pesar la vertiginosa velocidad del moderno elevador. Nunca se dañan estos equipos cuando uno más lo necesita. Para cuando me encontraba en la mitad del penúltimo Credo de esta penitencia auto impuesta, y contra todas mis peticiones de serios daños mecánicos imposibles de liberarme por algunos meses en esta bóveda metálica a causa de su caida,  se abrieron silenciosamente las puertas de acero inoxidable para dejarme sólo frente al largo y brillante pasillo. Al igual que a un condenado al patíbulo, me encontraba en el pasillo en marcha hacia el último obstáculo al cual tendría que vencer en esta desesperada lucha de la razón contra el dolor; la entrada al consultorio.

Abrí sin mucho empeño luego de tocar quedamente por un largo rato con cierta falsa esperanza de no recibir respuesta, o al menos de la aparición de un signo donde se dijera algo así como “Cerrado para Siempre”, pero para mi mayor decepción no resultó así. La trampa se seguía cerrando sobre mi dentadura y no podía apartarme de ella.

Quizás sensibilizado por la importancia del momento, el sonido del portero eléctrico me sorprendió al punto que me hizo tomar la perilla y traspasar la puerta donde me recibió la señorita la cual intuí fue quien registró telefónicamente la cita de hoy, convertida ya para este instante en algo eternamente inolvidable.

Le agradecí con un gesto automático de esos que siempre se utilizan en los velorios, donde las emociones se quedan flotando en el ambiente, sin palabras pronunciadas ni escuchadas, y nuestras caras no traducen algún sentimiento adicional cuando las fórmulas para con los presentes son inevitablemente las mismas, del mismo curioso modo que sucede en un consultorio.

¿Existe una medicina para que los dientes nunca se dañen?

sigue…/..

Anuncios

Written by gpisanic

17/12/2010 a 1:01 AM

Deja un comentario por favor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El sabañon

Blog de Adrián Gastón Fares, director de cine y escritor argentino (nacido en Buenos Aires, Lanús)

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

elamorquenuncafue

MI HiSTORIA EN BLOGS🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋

EL CORTO TIEMPO DE LAS CEREZAS

Una novela de Manuel Cerdà

Venezolana con Paciencia.

"La mente que se abre a una nueva idea, jamás volverá a su tamaño original" Albert Einstein.

Barroco Barraco

by Muhammadcriollo

HIJXS . VOCES

Rescate y recopilación de memoria intergeneracional en la Web.

pruebaconana

PRUEBA CON ANA ESTA CREADO PARA PROMOCIONAR PRODUCTOS,EMPRESAS,TIENDAS,BASADAS EN LA OPINION DE UNA MAMA DEJANDO RESEÑAS Y POST INFORMATIVOS. SI QUIERES QUE PROMOCIONE TUS PRODUCTOS ,TIENDA,O SERVICIOS CONTACTA COMMIGO EN : ANASOBE@HOTMAIL.COM

A %d blogueros les gusta esto: