Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

El jefe

with one comment

A primeras horas de la semana laboral, la atmósfera relativamente relajada se apoyaba en murmullos, risas y ademanes, capaces de transmitir una sensación de libertad adulta, aquella responsable en limitar el descanso al nivel justo que separa el bochinche de la dedicación, en esta oficina sobria, moderna y aséptica ubicada en los últimos pisos de la imponente torre de la gran corporación.

En ese inútil pero ameno discernir, las historias se multiplicaban y en franco compañerismo, todos se turnaban en escuchar y comentar las hazañas del recién culminado fin de semana. Abundaban las versiones de incontables eventos sociales de gran boato y mucha clase, tales como despedidas de soltería, bodas, nacimientos, bautizos, primeras comuniones, confirmaciones y funerales, completando la lista lógica de esa ocupada vida alrededor de la cual giraban estos brillantes trabajadores del conocimiento, expertos en las últimas expresiones del estado del arte tecnológico, profesionales virtuosos del mundo virtual cuyas decisiones implican un impacto definitivo en la vida de muchos y muy simples mortales, por esta admirada élite de la comunidad corporativa quienes justificaban ante una franca envidia general, sus grandes honorarios de muchas cifras muy significativas.

Hazañas increíbles de deportes de alto riesgo, aventuras infinitas donde el arrojo supera las más atrevidas de las imaginaciones y viajes interminables, donde los más recónditos lugares del planeta eran banalizados como si cualquier cosa, aderezaban los comentarios de poca sorpresa, en virtud de los ingentes recursos ahí representados por esa juventud decidida a todo costo, a alcanzar el triunfo y sus más caras aspiraciones personales.

El tono in crescendo del intercambio de experiencias semanal, se ha estabilizado en lo que se conoce como conversación de fiesta, en la cual todos se encuentran hablando al mismo tiempo sin escuchar a nadie excepto a sí mismo y a su poca creíble historia. Es entonces cuando la realidad inicia su sempiterna, irrevocable y especialmente cruda llamada al ahora laboral del asalariado finisecular.

La primera señal proviene del ascensor privado, cuyo derecho a uso es considerado como el mayor prestigio corporativo de los que se atreven a soñar con tan restringida bendición de los dioses. Luego de abrirse las puertas, se escuchan los pasos de zapatos nuevos y decididos y mientras las respiraciones se escuchan en la ahora silente sala, donde hasta el aire acondicionado parece dejar de funcionar. Expresiones mudas, ojos acuciosos y orejas sensibles, capaces de escuchar los susurros que en su conjunto gritan calladamente : Ahí viene !.

Es entonces cuando se rompe la elegancia, se pierde el porte y el llamado “glamour” queda en la esquina del cubículo, cuando todos en una sola y denodada carrera, salen al mismo tiempo, para no ser vistos en otra ocupación que no sea su trabajo por quien, a partir de este instante y por el resto del día, será dueño de las mentes, los pensamientos, los estímulos, alegrías y miserias de todos en la oficina. Ha llegado el jefe.

Amo del universo laboral, juez de la verdad absoluta, líder de los movimientos, pensador de las ideas y sátiro impenitente, es en sí la única realidad de toda esta fantasía, llena de acuerdos y conveniencias, arreglos y favores, en una interminable lucha por sobrevivir en este pequeño mundo de la gran vía láctea corporativa.

Caminando como si no tocara el suelo, mirando sin ver y sonriendo sin ninguna risa, ahí va el elegido del Olimpo, a su trono ubicado a la diestra del dueño, donde a partir de este  momento llegará para juzgar a los vivos y a los muertos, perdonará los pecados y permitirá el renacer de la carne por medio de las normas y procedimientos del manual de autoridades, y su preclara mente, la cual ocupa leyendo el periódico, por los siglos de los siglos, amén.

 

Anuncios

Written by gpisanic

10/11/2010 a 1:01 PM

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. El cotidiano contacto con llos elegido, de lejos iluminan, pero de cerca queman todas nuestras vanas ambiciones de ser como el.

    Me gusta

    KARIM

    11/11/2010 at 4:42 PM


Deja un comentario por favor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El sabañon

Blog del director de cine y escritor argentino (nacido en Buenos Aires, Lanús) Adrián Gastón Fares.

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

elamorquenuncafue

MI HiSTORIA EN BLOGS🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋

EL CORTO TIEMPO DE LAS CEREZAS

Una novela de Manuel Cerdà

Venezolana con Paciencia.

"La mente que se abre a una nueva idea, jamás volverá a su tamaño original" Albert Einstein.

Barroco Barraco

by Muhammadcriollo

HIJXS . VOCES

Rescate y recopilación de memoria intergeneracional en la Web.

pruebaconana

PRUEBA CON ANA ESTA CREADO PARA PROMOCIONAR PRODUCTOS,EMPRESAS,TIENDAS,BASADAS EN LA OPINION DE UNA MAMA DEJANDO RESEÑAS Y POST INFORMATIVOS. SI QUIERES QUE PROMOCIONE TUS PRODUCTOS ,TIENDA,O SERVICIOS CONTACTA COMMIGO EN : ANASOBE@HOTMAIL.COM

A %d blogueros les gusta esto: