Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

Lago de Mene I

leave a comment »

El helicóptero partió desde el Aeropuerto La Chinita a media mañana, con rumbo al Catatumbo y pronto nos encontrábamos sobre los 900 pies por encima del zoológico y las ruinas de Palmarejo, pueblo ubicado al Sur de San Francisco sacrificado en nombre de un progreso que nunca llegó. Maracaibo desde arriba se ve grandioso !

Un par de terminales de carbón se encuentran en esa zona, donde se ubicaba un criadero de los famosos camarones blancos del Lago, una delicia gastronómica que ahora se cultiva en lagunas sólo para la exportación. El criadero se dragó causando la destrucción para siempre de esa riqueza natural y la causa de ese ecocidio no fue otra cosa que el proyecto del puerto Siderocarbonífero, el cual nunca logró pasar de ser un mal sueño tercermundista del loco de turno en la silla que transforma las voluntades allá en Miraflores.

Dejamos atrás el gran Terminal de Punto de Palmas donde muchas de las carreras de una generación completa de petroleros de verdad se inició, incluyendo la mía, en cuya entrada se encontraba un restaurante propiedad de un cocinero chino. El lugar era famoso por los camarones preparados en todas las formas posibles y por la torta que preparaba para postre. Lo recuerdo como un pastel que se desbordaba de su envase por la acción de la levadura, la cual crecía sin límites como si se tratara de un reventón, lo que le sucede a un pozo petrolero cuando se fuga sin control, para las delicias de nosotros y los comedores de iguanas que habitan en la Cañada de Urdaneta.

Cruzamos sobre el canal de navegación del gran Lago de Maracaibo a una velocidad de paseo para poder distinguir y apreciar las maravillas de este monumento natural, con el Puente Rafael Urdaneta como un adorno colocado su cuello alargado, mientras nos dirigíamos hacia Mene al sur de Santa Rita y su área industrial, donde los piratas que venían a atemperar en estas aguas se cobraban el fruto de sus hazañas de saqueo, incendio y pillaje con el calafateo de sus naves de rapiña, al retorno de sus viajes productivos por esta zona, usando ese mene que brotaba de las entrañas de esta tierra la cual ya contaminaba el lago desde ese siglo XVI.  La verdad es que al Zulia siempre la han tratado mal, comento para mis adentros, con esa imagen en mi mente.

Muy pronto en nuestra ruta al sur apareció una isla artificial hecha por aquella generación de petroleros del primer medio siglo pasado, cuando construyeron el terminal La Salina en esas aguas tan generosas con todos los visitantes, al lado de Cabimas.

sigue…

Anuncios

Written by gpisanic

03/11/2010 a 1:01 AM

Deja un comentario por favor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Aventurándote.

Blog de viajes y montaña.

Revista Marítima

La información "Premium" del sector naviero nacional.

Messieral

«Historias en Ascuas para un Día sin Nombre»

poesiadesencadenada

Este es mi pequeño rincón donde plasmo mi vida, mis opciones, mis errores, mis lecciones

El Destrio

Donde termina todo lo que no tiro a la papelera.

A %d blogueros les gusta esto: