Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

El evaluado

leave a comment »

La reunión se acordó con meses de antelación, la oportunidad de discutir los resultados del desempeño del evaluado ameritaban una debida preparación. Los días pasaron y como una clepsidra la ansiedad llenó la mente del empleado, en espera de los resultados del esfuerzo, cuyo rasante pondría un coto a su vida para el futuro inmediato.

La hora y el lugar se encontraron un día soleado de otoño, cuando el frío arruga las almas ante el ocaso inminente del año. Se abrió la puerta desde adentro y decidido avanzó hacia la misma silla donde escuchara, doce meses atrás, la percepción de su esfuerzo denodado. El frío crujió desde muy adentro de su cuerpo.

Entonces se inició la sesión, similar a una operación a cerebro abierto, donde las ideas fueron elegidas con pinza. La valoración de los aspectos menos convenientes fueron ampliados a una escala innecesaria, mientras los logros heroicos apenas, si acaso, mencionados en el contexto de las obligaciones mínimas del cargo. Esa figura similar a una silla eléctrica portátil, con todas las comodidades que brinda la modernidad.

El reloj seguía su curso, igual a la disertación del evaluador acerca de los valores fundamentales de la organización con términos e inflexiones que hacen pensar acerca de su entrenamiento en oratoria o en ventas, o en ambas disciplinas. Entonces continuó hacia el reforzamiento de las tantas oportunidades de desarrollo y crecimiento que por delante, se mostraban abiertas al infinito de la escalera corporativa, o al próximo cubículo disponible.

Luego de tanto discurso el resultado era previsible, a pesar del esfuerzo y las privaciones, de la degradación de las condiciones y de las oportunidades perdidas, se esperaba una evaluación aceptable que lo rescataba del infierno del desempleo y lo mantenía en el purgatorio de la oficina. Lo mismo del año pasado.

Luego del interminable discernir, calmada la garganta febril, y con unos segundos interminables mirando de lado hacia el punto perdido de la gloria, como una estatua pensando en sí misma y su magna importancia actual, procede a otorgarle la oportunidad anual de expresar los pensamientos al empleado por la gracia del altísimo (en el último piso de la torre) y la política que regula las relaciones internas.

-Usted desea añadir algo? en un tono mezclado entre Inquisidor y fiscal de tránsito.

La mente del evaluado entra en un vértigo de doce meses de altura, mientras todo cae alrededor, los argumentos, las necesidades, los malos ratos. El oxigeno disponible se encuentra viciado de convenciones, la sangre se espesa con las condiciones de la economía, los problemas sociales se acunan en el oído medio y la lengua se adhiere a la única oportunidad de supervivencia que existe en el horizonte previsible. La pelea interna deja exangüe al empleado y antes de volver a tomar el poco aire necesario para evitar el bloqueo total, las palabras agradecidas e impersonales de siempre intentan salir de sus cuerdas vocales, igual que todos los años por esta fecha.

Pero algo cambió justo entre la epiglotis y la muela del juicio.

Sosteniendo con firmeza la mirada piadosa del evaluador, vibró el cimiento de la organización del mundo entero cuando se escuchó;

-Deseo la libertad ¡

Y se le quedó viendo con la papada gelatinosa, la vista desenfocada y la boca abierta, confirmando desconocer totalmente el impío significado de esa palabra hereje, mencionada en el sacro recinto dedicado al beneficio eterno de los accionista. In secula seculorum.

Anuncios

Written by gpisanic

21/10/2010 a 1:01 AM

Deja un comentario por favor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Aventurándote.

Blog de viajes y montaña.

Revista Marítima

La información "Premium" del sector naviero nacional.

Messieral

«Historias en Ascuas para un Día sin Nombre»

poesiadesencadenada

Este es mi pequeño rincón donde plasmo mi vida, mis opciones, mis errores, mis lecciones

El Destrio

Donde termina todo lo que no tiro a la papelera.

A %d blogueros les gusta esto: