Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

El Director de Papel

with 2 comments

El viento de Otoño limpiaba el patio de las hojas traviesas del abeto eterno que adornaba la escuela secundaria de esta localidad de los territorios indios. Los estudiantes jugaban durante el recreo corriendo tras una pelota aporreada, entre gritos que llenaban las calles vecinas. Desde la escalera Terry los observaba con sus grandes ojos fotográficos, recreando las escenas en la cámara lenta de su mente, concentrado como si el mundo no existiera a su alrededor.

Comenzó el rodaje de su gran aventura desde el escenario de su mente, donde lograba las tomas poéticas que lo caracterizan. Aventuras, romances, historias y cuentos, todo salido de su visión del mundo que no pasaba de los límites de la Nación Osaga, al menos físicamente. Se imaginaba a Bartlesville igual que a Nowata, grandes lugares de filmación para rescatar a la imagen la única vida autóctona que no ha sido exterminada, aún, en este país inmenso.

Miraba al sol, su fuente de iluminación natural, para entender los trazos de la cámara imaginaria que portaba consigo siempre, en caso de una grabación fortuita que le alimentara el espíritu más allá de su familia venida de lejos hasta este lugar de petróleo e indios. Quería llevarse consigo los rayos para dibujar los libretos durante la noche y tener espacio en ese tiempo tan relativo de hacer lo que más le gusta.

Sueña con festivales, y artistas venidos de lejos, tan lejos como España para venir a filmar en este caserío olvidado por Steinbeck en su épica tormentosa de las praderas del Oeste Central. Es sólo cuestión de tiempo, y lo sabe. Por eso no se apresura, ni piensa en mañana. Lo hace en grandes trancos de tiempo que le permiten abarcar su historia de manera más interesante. Es que un soñador de verdad, no tiene ni que soñar pues vive su imaginario sin distinción de lo que el resto llama la vida.

Las hojas siguen cayendo, y en su versión del otoño ellas se devuelven al árbol para continuar la celebración de la naturaleza hasta cuando llegue la nieve, cuando se combinen esos colores por siempre en la memoria de los niños.

El viento despeina su cabellera pero no logra alborotar las ideas que ya están tomando su sitio para hacer la historia que espera ser contada por este genio del futuro. Una delgada línea roja le ronda las visiones.

-Malick, a clases ¡

Anuncios

Written by gpisanic

27/09/2010 a 1:01 AM

Publicado en Pueblos y gente

Tagged with , , , ,

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Magica versión del otoño que Malick desarrolla, pronto se transferira de su imaginación al celuloide o a los pixeles, espero estar alli para poder verlo todo, sino tendre que citar a Montejo una vez mas:

    “Algunas hojas caen no porque ya estan secas y haya llegado su tiempo, sino porque añoran demasiado a otras que han caido antes”

    Me gusta

    Karim

    27/09/2010 at 10:49 AM

    • Por lo pronto tenemos asiento en primera fila para la filmación, ya vimos las primeras tomas en el festival de verano de los indios hace un par de semanas.
      Ahora estamos a la espera de los protagonistas y al resto del equipo, incluyendo a Javier, tu sabes el padre del hijo de Penelope.
      Les envío tus saludos,
      Saludos

      Me gusta

      gpisanic

      27/09/2010 at 2:03 PM


Deja un comentario por favor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Aventurándote.

Blog de viajes y montaña.

Revista Marítima

La información "Premium" del sector marítimo internacional

Messieral

«Historias en Ascuas para un Día sin Nombre»

poesiadesencadenada

Este es mi pequeño rincón donde plasmo mi vida, mis opciones, mis errores, mis lecciones

El Destrio

Donde termina todo lo que no tiro a la papelera.

A %d blogueros les gusta esto: