Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

Carta cromática a Carlos Cruz Diez

leave a comment »

Nowata, 17 de Septiembre, 2010

Maestro Carlos Cruz Diez

Paris

Estimado Maestro del Color.

Usted ha descubierto un mundo lleno de colores y lo ha colocado ante nuestros ojos para hacernos entender que la naturaleza es mucho más de lo que parece. Cuando aprecio su magnífica obra, termino preguntándome, y todos esos colores están allí?

Se trate del cruce peatonal, de unos silos de granos o de las tablaestacas del Rio Guaire, ese baño polícromo nos habla de una visión enriquecida, como si se tratara de unos lentes que aumentan las tonalidades, hasta deslumbrar los sentidos.

Cómo se verá el mundo con los colores de su paleta cuando los vierte en sus obras? Lo digo porque en mi caso creo interpretar en cierto grado su despliegue creativo, y ese grado depende de una curiosa condición que no me permite recorrer toda la gama de colores frente a mí.

Ni siquiera puedo saber si los colores que veo son los que el resto de las personas ve. Es como una dislexia pero cromática. Y me he animado a compartirlo con Usted porque no logro pensar en otra persona más adecuada para hablar del color y de sus carencias.

Le faltará una gota a Pollock? Sobró una tira en Soto? Estarán todos los colores que Usted percibió en su cerebro reflejados en su obra? Un dulce tormento de esta naturaleza me acompaña en las constantes visitas a los museos, en la búsqueda del color absoluto.

Me contento con admirar la geometría y sus posibilidades, las texturas, las temperaturas y las tonalidades que me asaltan por el iris. Estoy convencido que sea lo que esté viendo, independiente del nombre del color, de la secuencia cromática o de sus apariciones tránsfugas, cuando me encuentro frente a sus obras nada me impide reconocer la obra de un genio. Quizás estoy frente a una dimensión que solamente Usted ha logrado alcanzar en esta prosela sin fin de un mar cuyas gotas tienen cada una un color diferente.

La misma sensación maravillosa, vivida allá en las salas del Museo de Bellas Artes en Los Caobos, cuando descubrí su mundo mágico, me acompaña cada vez que me encuentro con uno de sus cómplices coloridos adornando el universo.

Gracias por iluminar mi vida.

Gustavo Enrique Pisani

Anuncios

Written by gpisanic

22/09/2010 a 1:01 PM

Publicado en Vidas y pasiones

Tagged with

Deja un comentario por favor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Aventurándote.

Blog de viajes y montaña.

Revista Marítima

La información "Premium" del sector naviero nacional.

Messieral

«Historias en Ascuas para un Día sin Nombre»

poesiadesencadenada

Este es mi pequeño rincón donde plasmo mi vida, mis opciones, mis errores, mis lecciones

El Destrio

Donde termina todo lo que no tiro a la papelera.

A %d blogueros les gusta esto: