Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

Saco de estrellas

leave a comment »

Cargado de estrellas acudo a la cita esta noche para disfrutar de un regalo del cielo, las lágrimas de San Lorenzo en forma de lluvia de meteoritos, a ver si con suerte me hago de algunas pocas para que decoren mi hogar. Como cada año, recibo este presente de aniversario y siempre me pregunto qué vio mi madre en sus dolores de parto, cuando ya avisaba que venía bajo esa compañía planetaria. Me imagino sus lágrimas de alegría, ahogando su dolor feliz, en medio de mis gritos de sorpresa por tanta luz.

Ahora que lo pienso mejor, necesito una estrella que ilumine bajo la cama, donde se caen las ideas cuando ruedan colchón abajo en su celebración de venir a este mundo a brindar alegrías. Quizás pueda ahorrarme así el trabajo de buscar en la bolsa de la aspiradora algún pensamiento distraído, víctima de la succión del momento. Cuántas historias me están esperando en esa penumbra inocente ¡

Necesito otra para la ducha, donde pueda bañarme de su polvo estelar y salir volando todos los días al cruzar la puerta, como si fuera a propulsión doblando por las esquinas. Además de ecológica, sería muy auspicioso cambiar el jabón de cara por el de la mente, a ver si a algunas memorias se le sacan las manchas.

Mi esposa quiere colocar una en la cocina y otra en la alacena, para que le crezcan las tortas y tengan vida propia capaces de cantar por sí mismas en las celebraciones que participen. Las velas de cumpleaños serían estelas fugaces que alumbran la cara de los infantes, para quienes todo es infinitamente sorprendente.

La chimenea sería feliz con su respectivo adorno celestial, que ilumine las veladas de invierno y nos brinde ese calor de familia que el fuego no aporta. Se iría atenuando en la medida que nos rindamos en la noche, mientras cuida nuestros sueños en sus viajes por el universo.

La sala de lectura sería un lugar propicio para dejar una luz, por fugaz que sea, para darle vida a todas esas letras que aguardan por nuestra visita cuando tenemos tiempo. Saldrían en su lugar, a nuestro encuentro como la mascota, a contarnos los detalles de sus vidas y de quienes las escribieron, en una tertulia tan infinita como la aventura que les trajo hasta esta biblioteca. Cuánta historia de historias, en medio de un mar proceloso de pasiones sin fondo.

Pero me reservo la estrella más brillante, para dejarla prendida en la puerta y desde allí ilumine el camino a quienes se quieran dar un baño sideral, con sólo mirar hacia donde se encuentran todas nuestras preguntas con todas sus respuestas; al cielo.

Anuncios

Written by gpisanic

20/09/2010 a 1:01 PM

Deja un comentario por favor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Aventurándote.

Blog de viajes y montaña.

Revista Marítima

La información "Premium" del sector naviero nacional.

Messieral

«Historias en Ascuas para un Día sin Nombre»

poesiadesencadenada

Este es mi pequeño rincón donde plasmo mi vida, mis opciones, mis errores, mis lecciones

El Destrio

Donde termina todo lo que no tiro a la papelera.

A %d blogueros les gusta esto: