Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

Escuela Gladius Magnus

leave a comment »

El periodo de admisión de la célebre Escuela Gladio, cuna de las figuras más aclamadas del circuito de Gladiadores de toda la cuenca Mediterránea, se ha abierto para el próximo año escolar.

La fila para la presentación de recaudos da la vuelta al Coliseo, plaza favorita para los aspirantes de la gloria en esta actividad tan exigente. Los representantes, con sus representados, se movían nerviosos bajo la mirada severa de los centuriones. Desde el interior la plaza, el olor de circo llenaba el ambiente de verano en esta Roma eterna.

Iuno está concentrado en la pelea de sombra, con su gladio de madera empuñado firmemente. Sus movimientos son prometedores, las armas imaginarias que porta en su mente, las maneja con gran efectividad  y – a la luz de sus arengas- parece que va ganando el encuentro.

-Iuno, te va a dar una insolación, ven a la sombra – le dijo su madre, con el atado de recaudos bajo su brazo, mientras cruza una mirada solidaria con la ciudadana que le sigue en esta procesión detenida, tornando los ojos con resignación.

-Ya espantó al perro de la familia, el otro día que lo atrapó con la malla de metal, no le dejaba vida al pobre – comentó la madre del aspirante – Y el suyo viene por el cupo de gladiador o de las cuadrigas? – preguntó de lo más natural.

-Galeno – respondió mirando a su hijo, con una toga muy blanca con cintas púrpura, y un decálogo en sus manos – a él le encanta la medicina, ya se ha leído todos los tratados – orgullosa aseguró.

Mientras Iuno seguía su combate imaginario, ahora contra unos mellizos venidos de Siam.

Avanzaron un poco bajo los arcos del coso, hasta que en la próxima estación, la madre de Iuno se concentra en revisar de nuevo la planilla de aspirante.

En voz baja, iba listando los recaudos para asegurarse una vez más que traía todo consigo. Su consorte los dejó temprano en la esquina de la Vía Imperial, para iniciar su jornada como taxista de la Vía Appia.

-Partida de nacimiento romana, aquí está. Declaración jurada de ciudadanía romana de los padres, listo. Referencia de tres personas, naturales, de buena conducta y de este domicilio, aquí tengo el patricio, al panadero y un congresista del foro. Me falta algo – pensó – y no sé qué. Se recordó apenas vió al niño de la toga, quien jugaba con un hueso distraídamente.

-Claro – dijo la mujer hablando para sí – la lista de enfermedades padecidas. Nada, Iuno no ha sufrido ni peste, ni humores ni nada que Esculapio no haya descrito.

Finalmente llegaron a la mesa donde un Gladiador retirado, condecorado de cicatrices recibía indiferentemente las planillas. Como no sabía leer, las pasaba a su asistente proveniente de Fenicia, quien asignaba a los documentos un numero romano. Y empezaba el interrogatorio inicial, del que dependía permanecer en el proceso de selección y participar en sus exigentes pruebas.

-Nombre ¡ – gritó rudamente.

-Iunus Maximus ¡– respondió con todo su aliento el niño, en posición de guerrero.

El interrogatorio continuó con las clásicas preguntas respecto al miedo, a las armas favoritas y al estilo de pelea. Todo iba muy bien para Iuno y su madre.

Con un gesto imperceptible del selector, les hicieron pasar hacia la arena, donde la siguiente fase del proceso tendría lugar. Con alegre cautela por haber llegado a este nivel, siguieron su camino por el túnel con filas de guardia pretoriana en toda su longitud, sobre rejas de las fosas de los tigres hambrientos que les miraban desde abajo con las fauces abiertas.

Al final de la galería, la madre debía seguir camino a las gradas y abrazó a su hijo antes de bajar al ruedo, cuando se escuchó un estornudo amplificado por el eco. La estridencia repentina recorrió la arena, el palco y los tendidos de sol y de sombra, antes de regresar al lugar donde Roma se detuvo en silencio, debido a lo grave de esta condición para los aspirantes a la Escuela Gladius Maximus.

Iuno era alérgico a los tigres ¡.

Anuncios

Written by gpisanic

30/08/2010 a 7:40 AM

Deja un comentario por favor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Aventurándote.

Blog de viajes y montaña.

Revista Marítima

La información "Premium" del sector naviero nacional.

Messieral

«Historias en Ascuas para un Día sin Nombre»

poesiadesencadenada

Este es mi pequeño rincón donde plasmo mi vida, mis opciones, mis errores, mis lecciones

El Destrio

Donde termina todo lo que no tiro a la papelera.

A %d blogueros les gusta esto: