Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

Abuelo – 1 de 3

leave a comment »

El abuelo

La Isla

Salió un día de la casa con maleta y documentos, decidido a encontrarse con el futuro que no aparecía alrededor de la isla. Llevaba encima su vida y nada más; no necesitaba mucho para atravesar medio mundo. La despedida de sus hermanos fue corta y seca, como si regresara de la esquina en pocas horas. No pudo ver a su madre porque se encontraba en cama, sin salir de la muerte fría que se apoderó de ese corazón sufrido hasta que finalmente lo detuvo, apenas algunos años después. Su padre ni se molestó en levantar la cabeza, para ocultar los ríos que bajaban por las arrugas de arriero. El camino al puerto le resultó insuficiente para recordar a todos los acompañantes a quienes deseaba llevar en su pensamiento. La mayoría volteó la cara a su paso para no verle en este momento aciago. Era una locura. La aduana lo devolvió a la realidad y antes de secarse el sello de partida, se encontraba a bordo buscando un camarote o algún lugar donde dormir entre mamparas, en un buque de apariencia incapaz para transportar tantas esperanzas juntas.

Cuando volvió a la cubierta, se asombró de ver a su tierra apenas como un guisante en la distancia, entonces cayó en cuenta de esta decisión aventurera que lo llevaría en busca de uno de sus destinos al otro lado del océano. Era el momento de ver hacia delante, como si lo hubiera pensado suficientemente, sin la excusa del impulso que lo llevó a alistarse para cambiar todo. De una vez y para siempre; a los 18 años ya estaba cansado de esa fatiga persistente.

Conocidos de toda la vida se juntaron en esta travesía impenitente, con días eternos seguidos de noches perdidas, rodeado de inimaginables situaciones capaces de regresar a los débiles de corazón. El pelo de la dehesa brotaba con sus mechones irreverentes por todas partes. La sentina y las cubiertas apestaban, y con ellas toda la nave. La travesía resultó inhumana desde el zarpe hasta que no logró acostumbrarse. Si ésta era una prueba de resistencia, se encontraba decidido a superarla con tal de no enfrentar nuevamente sus términos.

Al final, luego de tantas jornadas y cuando la resistencia le entumecía las mañanas, rodeado de sudor por todos lados, mareado, alicaído e indiferente, salió bajo la cubierta impulsado por la inesperada alegría de esas almas en pleno trashumar, quienes ahora gritaban como niños y lloraban como adultos.

Por más tiempo de lo esperado no alcanzó a ver lo que todos celebraban, eufóricos. Apenas aferrado de la baranda, con la otra mano de parasol, lograba sostenerse ante los embates en torrentes de sus acompañantes. Muy lentamente luego de tanto parpadear, empezó a distinguir el brillo irreal de un sol que le hería profundamente la piel y los ojos, mientras descubría asombrado que el origen de ese calor agobiante no era la hoguera.

Entonces distinguió una montaña tan verde y alta como nada de lo que conocía en su tierra vieja. Picos, valles y nubes jugueteaban con una determinación similar a la suya, como si la vida fuera diversión y el tiempo lo regalaran en la puerta de este paraíso, donde todo el mundo sonríe por alguna razón que tampoco era necesaria conocer. Olores, colores y sonidos, todos nuevos se mezclan bajo el mediodía tropical, con una intensidad capaz de bloquear las sensaciones, o de extasiarlas hasta sus límites. Caras, cuerpos y pieles de todas formas y tonalidades; dientes brillantes a granel, ojos grandes y oscuros, cabelleras al aire y ropa desprejuiciada puesta a volar como las aves y la pasión. La carne atrae con una gravedad desconocida, fuerza inesperada capaz de desviar planetas enteros, con habitantes e historias por igual, hacia galaxias profundas de futuro imprevisto pero imposibles de no visitar por una vida. El amor está en el aire, e impregna insistente todo a su paso, con una voracidad tan intensa como la frondosidad de la naturaleza que aborda decidida antes de esperar por su encuentro. ¿Dónde se encontraba esta gente alegre para llevar un poco de vida a la existencia impasible de esa villa lúgubre? los recuerdo son enterrados a velocidad de vértigo; una impresión sucede a otra y al poco tiempo el agobio impera en todos los sentidos. Pasarían semanas antes de digerir estas primeras experiencias, pero algo ya le decía que nunca llegaría a entender un lugar libre de preocupaciones. Sentía flotar su paso sobre esas calles, donde ni la basura molestaba. Todo era brillante y nuevo. No podía saber si estaba llorando o riendo a la vez, ni logró distinguir qué era mar o lágrimas en sus ojos inundados; no conocía lo que era estar tan emocionado con el corazón escapándose tras esas comparsas interminables calle arriba ¡Hemos llegado¡ gritó en su idioma por sobre la muchedumbre, como librándose de una cadena atada a su alma, pero nadie reparó en sus palabras cuando volaron por sotavento.


Anuncios

Written by gpisanic

12/08/2010 a 8:40 PM

Deja un comentario por favor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

elamorquenuncafue

MI HiSTORIA EN BLOGS🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋

EL CORTO TIEMPO DE LAS CEREZAS

Una novela de Manuel Cerdà

Venezolana con Paciencia.

"La mente que se abre a una nueva idea, jamás volverá a su tamaño original" Albert Einstein.

Barroco Barraco

by Muhammadcriollo

HIJXS . VOCES

Rescate y recopilación de memoria intergeneracional en la Web.

pruebaconana

PRUEBA CON ANA ESTA CREADO PARA PROMOCIONAR PRODUCTOS,EMPRESAS,TIENDAS,BASADAS EN LA OPINION DE UNA MAMA DEJANDO RESEÑAS Y POST INFORMATIVOS. SI QUIERES QUE PROMOCIONE TUS PRODUCTOS ,TIENDA,O SERVICIOS CONTACTA COMMIGO EN : ANASOBE@HOTMAIL.COM

Reiki Y Otras Técnicas

Ámate a ti mismo

A %d blogueros les gusta esto: