Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

Aurora

with one comment

Me quedé esperando tu visita, con la que he soñado desde siempre, para adornar la noche que cubre estas praderas con tus luces del Norte. La magia de tus sábanas celestiales no dejan de fascinarme, en ese acto de fe y magia que ilumina la oscuridad polar. Adónde te quedaste Aurora, que no viniste anoche?

Las noticias hablaron de tu gira por primera vez a esta latitud, y vestido de gala para honrar a la forastera, salí cuando el sol de verano por fin nos dio un respiro. Pero nada. La tormenta eléctrica te envía con un encargo, y me parece que no tienes mucho tiempo para desplegar tus encantos, no te culpo.

Por siempre he soñado con ese instante cuando me arropo con tu luz nocturna, de frío y de colores que no distingo, para viajar entre tus cortinas a través de ese espacio cada vez más público, con secretos que dejan de serlo cada vez que un satélite nos despierta con las fotos del universo más lejano jamás. Pero hasta ayer, contaba con un viaje a tu encuentro, en algún lugar de la tundra con las lágrimas congeladas de emoción.

Vienes a una cita con el resto de tu club de admiradores, quienes no dejamos de preguntarnos si tienes sonidos, o te cuelgas del techo infinito hasta que dejan de verte en la madrugada cuando sales hacia tu camerino estelar. No sabemos si te pliegas o te evaporas, preferimos dejar la incógnita viva y con ella todo el encanto. Pero las fotos te favorecen, tengo que decirlo, no dejan de mostrar tu mejor ángulo en impresiones multicolores de gamas – me dicen – increíbles.

Espero que no te deje el avión a este destino, te estamos esperando con emoción, como cuando te dibujaba en allá en el trópico, sin esperar ni un saludo por gélido que fuera de tu parte. La celebridad en la que te convertiste por la gracia de las comunicaciones, no debería quitarte el brillo de tu cara ahora que vemos lo fácil que es caer en desgracia, cuando se está más alto. Cuenta con nosotros para atenuar la caída, en el caso que no logres sostenerte allá arriba donde perteneces, como un cuerpo de bomberos particular con pantalla de aterrizaje y todo.

Me desperté con el alba, cuando el fresco despejaba, te dejé en mis sueños de siempre, con tu presencia etérea que presenta a las estrellas una a una, mientras la bóveda celeste se desplaza tras de ti con un tinglado infinito.

No llegaste a la cita y no te culpo, a una celebridad de tu talla se le dificulta pasar desapercibida, entre fanáticos que se mueren por una foto contigo, declaraciones a los medios y sesiones de causas humanitarias, poco tiempo te dejan.

Será hasta a próxima temporada de actividad solar, en unos once años, donde cuento con encontrar a ese sueño recurrente de dormir arropado con mi Aurora Boreal favorita.

La función debe continuar.

Anuncios

Written by gpisanic

06/08/2010 a 7:41 AM

Publicado en Vidas y pasiones

Tagged with , , , , ,

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. […] actividad solar inesperada, se vislumbra así como las esperadas auroras boreales visibles en el Ecuador, acompañadas de una masiva lluvia de estrellas que iluminarán la […]

    Me gusta


Deja un comentario por favor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Aventurándote.

Blog de viajes y montaña.

Revista Marítima

La información "Premium" del sector naviero nacional.

Messieral

«Historias en Ascuas para un Día sin Nombre»

poesiadesencadenada

Este es mi pequeño rincón donde plasmo mi vida, mis opciones, mis errores, mis lecciones

El Destrio

Donde termina todo lo que no tiro a la papelera.

A %d blogueros les gusta esto: