Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

Malanga

with 2 comments

La parrilla del domingo que viene

Vengo de una tribu sedentaria, dedicada a la siembra de los alimentos que nos permiten sobrevivir en los llanos del Oeste de África, sin otra preocupación que la lluvia y con tanto apego a la tierra como a la choza que comparto con el resto de toda mi numerosa familia.

De muy joven me dediqué a la comida, tanto a su consumo como a su preparación para cada vez más personas de mi comarca. El afán, el empeño y sobre todo el amor aplicado al budare sobre las llamas, me crearon una fama que antecedía en muchas leguas el humo de mis fogones.

Mis preparados que tanto abdomen han abultado, invitaban a los que llegaban de otras tribus entusiasmados por los exquisitos olores de especias, que hacían de la selva un lugar mucho más llevadero y sobre todo comestible.

Puedo decir con propiedad que en la cocina todo parte de la llama, porque sin ella no hay cómo preparar nada, y aunque suena fácil he visto a más de uno soplando las topias sin resuello cuando las caraotas están apenas hirviendo, con el riesgo de traer de emergencia a la dentista de la tribu cuando se sientan a comerlas a medio cocer.

Por esa razón, la selección de la madera es muy importante para lograr los objetivos alimenticios del cocinero. Los árboles que brinda el fuego cocinero, son de madera oscura que no se apaga y prende muy fácilmente hasta arder con brío para una buena preparación. Sus pedazos han de ser uniformes y alargados, capaces de construir pequeñas fogatas que avivan la llama en su interior y elevan el fuego con vigor. Bajo este hogar se coloca una hoja de bijao doblada con un poco de grasa animal, como la piel de gallina, la cual toma el fuego y se consume lentamente mientras la brasa gana la madera.

Una vez alcanzado este nivel, podemos adelantar las tareas de preparación porque nuestra cocina es muy natural.

Por ejemplo, veamos esta receta de un plato que acostumbramos a preparar los días de descanso en la mañana, cuando la tribu está despertando de las celebraciones de yopo de la noche anterior.

Tortilla de huevos.

Ingredientes:

1 Araña mona con huevos.

1 hoja de bijao.

Preparación:

Sostenga la araña desde atrás y con la otra mano exprima de su abdomen los huevos sobre el centro de la hoja de bijao sin que se escurran por sus bordes. Se recomienda doblar la hoja como un cono y utilizar el fondo del cucurucho. Disponga de la araña con mucho cuidado y evite sus ataques airados causados por el despojo. Doble con cuidado la hoja de bijao sobre los huevos y pliegue los bordes hasta cerrar firmemente. Coloque sobre la llama directamente. Una vez carbonizada la hoja, retire cuidadosamente de la brasa y disponga sobre el plato. Sople para despejar el humo. Abra con cuidado. La tortilla se come con plátano asado. Yuca o cazabe también sirven como acompañamiento. Bebida sugerida, Chicha del día anterior. 450 Calorías. 250 Colesterol.

Otra preparación más elaborada que la anterior es el Calalú, único responsable de la gran ñanga del día siguiente pero bien vale la pena pasada. Está reservada para ocasiones especiales.

Calalú.

Ingredientes:

1 mata de Calalú completa.

2 hojas de bijao.

Preparación:

Limpie la mata de Calalú completamente. Retire toda la tierra. Doble el tallo y las hojas. Coloque en el centro de la primera hoja de bijao. Empaque firmemente. Humedezca. Coloque en el centro de la segunda hoja de bijao. Empaque firmemente. Humedezca. Coloque sobre la llama directamente. Una vez carbonizada la hoja exterior de bijao y haya disminuido el humo, baje la brasa. Al cambiar de color toda la hoja de bijao restante, retire. Coloque sobre la hoja de bijao que sirve como plato. Sople para despejar el humo. Abra con cuidado. El Calalú se come con ají. Sus hojas ahora ahumadas sirven como aderezo de otros preparados, por ejemplo, Mono Calalú la especialidad de mi tribu vecina de los Yoruba

. Sugerencia, chicha del mismo día. 130 Calorías, 0 Colesterol.

La ñanga del día siguiente es natural y rinde culto al empeño de comensales y cocineros. La hoja de bijao también es utilizada para estos menesteres pero por el lado que no tiene pica-pica. Créanme.

Anuncios

Written by gpisanic

04/08/2010 a 8:52 PM

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. […] se llegó a las puertas de la Corte Penal Internacional, tribunal donde el panel de sofistas de la Unión Africana consideró que el caso ameritaba ser ventilado. Se trataba de un acto de Lesa Humanidad con […]

    Me gusta

  2. […] Generalmente vienen de las principales capitales del Continente, en reconocimiento a sus logros académicos. Un grupo de recién llegados realiza el recorrido por las instalaciones futuristas, deslumbrados por el ambiente de trabajo. Uno de los novatos comentó entre sus pares lo nutritiva que le había parecido esta gira inicial, preámbulo de su exposición al ambiente real de trabajo. Otros se sentían ya hambrientos por aprovechar tanto conocimiento disponible en la institución. El ambiente era de júbilo, todos estaban ansiosos de iniciar cuanto antes la digestión del saber. La emoción era palpable en la misión venida de las planicies vecinas a la nación Yoruba. […]

    Me gusta


Deja un comentario por favor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Aventurándote.

Blog de viajes y montaña.

Revista Marítima

La información "Premium" del sector marítimo internacional

Messieral

«Historias en Ascuas para un Día sin Nombre»

poesiadesencadenada

Este es mi pequeño rincón donde plasmo mi vida, mis opciones, mis errores, mis lecciones

El Destrio

Donde termina todo lo que no tiro a la papelera.

A %d blogueros les gusta esto: