Un gato en el año del tigre

Mi gato maúlla por siempre.

En boca

leave a comment »

Tenía esa impecable virtud de colocar palabras en boca de los demás. Nada más conveniente para su interlocutor, que utilizar términos elegantes que le hicieran sonar más refinado e interesante. Cierto?

Como el personaje del Diente Roto de Pocaterra, no era de los que hablaba mucho, pero su contribución al diálogo resultaba determinante. El aporte de esas palabras capaces de abrir puertas hacia rumbos extraordinarios, era invaluable para quienes se hacían de su compañía. Ilustrador.

Según algunos resultaba un personaje un tanto inexpresivo, quien sólo contribuía cuando se le solicitaba opinión. Para otros, era un recurso valioso en la verificación de los mensajes, en un mundo saturado de ellos. En todo caso, su estilo parco lo colocaba muy pronto en el centro de las discusiones, aún sin proponérselo. Como si se tratara de validar un contenido exagerado de prosa. Literato.

Observaba las conversaciones con apetito, seleccionando los argumentos constructivos para anticiparse a las conclusiones lógicas, esas que se adornan abundantemente a lo largo de su tránsito, como una carroza de feria. Racional.

Hasta que conoció a Carmen, quien no dejaba hablar durante tramos interminables a quien fuera capaz de sostener su monólogo. Trató varias estrategias, incluyendo el cansancio, pero no logró aportar ni una letra en ese torrente, que sin detenerse salía en un gran caudal, de la boca de esta conversadora natural. Cantante.

Empezó a frecuentarla más por curiosidad que por otra cosa, pero no lograba dejar de lado el interés en la elocuencia y resistencia vocal de esta graciosa joven. Llegó a admirar su deliciosa intrascendencia y su mundana preocupación por temas de uno a otro confín. Impresionante.

Carmen podía abordar una gama interminable de tópicos, sociales, noticiosos, familiares, artísticos y especialmente, de farándula. Su conocimiento del tema rosa era enciclopédico. Un mundo desconocido para él, de manos de una guía capaz de iluminar al más docto de los legos. Motivadora.

Aguas arriba navega el bongo por esta orilla, en su viaje a la fuente del conocimiento, ahora teñida de divina banalidad, con uñas de acrílico y boca en bermellón. Pero llegó a amar esa terrible y fatua cadencia, más por su pasión a la vida que por el resto de las gracias que tan abundantemente le adornan. Hermosa.

Entonces se dedicó a escucharla de manera diferente. Encontró en sus gestos, campos de armonía que llenaban su alma, antes escueta y precisa. La verborrea llenó sus días de absoluta displicencia, mientras no dejaba de admirar sus gestos poéticos. Había belleza entre tantas palabras. Helena.

No le importó perder su voz en pos del discurso infinito de la nada, arrebatado a pesar de no lograr entenderlo. Ni siquiera cuando lo encontró con un ejemplar de la Ilíada en sus manos, y como si no fuera lo mas lindo que le había sucedido en su vida, le preguntó;

-Qué parecido es Aquiles a Brad Pitt, verdad?

Anuncios

Written by gpisanic

23/07/2010 a 7:37 PM

Publicado en Vidas y pasiones

Tagged with , ,

Deja un comentario por favor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Aventurándote.

Blog de viajes y montaña.

Revista Marítima

La información "Premium" del sector naviero nacional.

Messieral

«Historias en Ascuas para un Día sin Nombre»

poesiadesencadenada

Este es mi pequeño rincón donde plasmo mi vida, mis opciones, mis errores, mis lecciones

El Destrio

Donde termina todo lo que no tiro a la papelera.

A %d blogueros les gusta esto: